Escucha esta nota aquí

Indígenas de la comunidad awá guajá aislados en la Amazonía brasileña están "sufriendo un genocidio" denunciaron los llamados "Guardianes de la Selva" en un comunicado difundido este lunes por la ONG Survival International.

"Impidan las invasiones de nuestros territorios o los awá guajá morirán. De nuevo, estamos advirtiendo al gobierno brasileño y a la comunidad internacional que los awá guajá están sufriendo un genocidio", afirma el comunicado suscrito por Olimpio Guajajara, coordinador de los Guardianes de la Selva.

Este frente de indígenas se conformó en 2012 en Maranhao, noreste de Brasil, para intentar impedir la entrada de madereros y mineros ilegales en sus territorios. En los últimos meses, varios guardianes han sido asesinados.

El grupo afirma que su trabajo permite proteger a pueblos como los awá guajá que, con una población aproximada de 400 personas, viven aislados en tres tierras indígenas de Maranhao, según informaciones de la estatal Fundación Nacional del Indio (Funai).

Los Guardianes informaron que los awá guajá están aproximándose con más frecuencia de las aldeas guajajara, debido a "la pérdida de territorio para las actividades ilegales madereras que están devastando los últimos espacios de selva preservada". 

El sábado un indígena guajajara recibió un flechazo mientras cazaba dentro de la Tierra Indígena Arariboia, en Maranhao, informaron los guardianes. El hombre fue rescatado, sin embargo, sin adjudicar directamente la acción a los awá guajá, los guardianes dijeron que se trata de un hecho inédito, que podría reflejar un aumento de invasiones a los territorios indígenas.

"Los no indígenas prometen y no cumplen. Crean leyes y decretos que no cumplen. Traen enfermedades y pandemias que se propagan por el mundo porque no saben respetar la naturaleza, que para nosotros es sagrada", dice el texto.

Según el censo de 2010, más de 300 pueblos indígenas viven en Brasil, muchos de ellos aislados o no contactados. Más de la mitad viven de la Amazonía, amenazados por la explotación ilegal y a gran escala de los recursos de esta región. 

El gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro defiende el uso comercial de estas áreas y es contrario a aumentar la demarcación de territorios indígenas. 

La llegada de la covid-19 representa una amenaza adicional. Un balance de la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (Apib) afirma que hasta la fecha el virus se ha propagado en 40 pueblos indígenas, contaminando a 537 personas y dejando 102 víctimas fatales.

Brasil registró 241.080 casos y 16.118 muertes hasta ayer domingo, siendo el país más afectado en la región por la pandemia.