Escucha esta nota aquí

Las cuentas de Instagram de dos periodistas de la revista francesa Charlie Hebdo fueron desactivadas temporalmente el domingo, después de que redifundieran la portada del semanario con la reproducción de las caricaturas de Mahoma por las que fue blanco de los yihadistas en 2015.

"Estas cuentas fueron suprimidas por error. Las hemos restablecido en cuanto lo hemos sabido, y hemos pedido disculpas", declaró a la AFP Mélanie Agazzome, directora de comunicación de Instagram para Francia y el sur de Europa. 

Para que una cuenta sea desactivada en la red social basta con que sea señalada, lo que ha sido el caso de estas cuentas.

El perfil de Instagram de Charlie Hebdo "no ha sido cerrado, no ha sido objeto de ninguna censura, y algunos miembros han compartido las caricaturas", añadió Agazzome.

La dibujante Coco y el periodista Laure Dassy se quejaron en Twitter de que sus cuentas de Instagram habían sido desactivadas, después de haber redifundido la portada del semanario, que el miércoles volvió a reproducir las caricaturas de Mahoma publicadas en 2006 por las que se convirtió en blanco del terrorismo yihadista.

La revista publicó de nuevo las caricaturas el miércoles, día en que comenzó el juicio de los atentados perpetrados en enero de 2015 en París, principalmente contra el semanario.

Titulado "Todo esto para esto", el número vendió 200.000 ejemplarse desde el primer día y otros 200.000 salieron a la venta el sábado.

"Todo fue restablecido. Es posible que denuncias masivas de la portada hayan provocado la suspensión automática de las cuentas de Instagram", tuiteó Coco a mediodía.

"El derecho a la blasfemia no puede ser reducido", recordó el domingo la ministra de Cultura, Roselyne Bachelot.