Escucha esta nota aquí

Diez policías del estado occidental mexicano de Colima y dos civiles desaparecieron en el vecino Jalisco, informaron este sábado autoridades locales.

"Ayer (viernes) en conversación con el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, abordamos la desaparición de 10 elementos de la Policía estatal y 2 civiles en el estado vecino", informó el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, en su cuenta de Facebook.

El pasado jueves, los policías de Colima acompañaron a un grupo de empresarios al municipio de La Huerta, en Jalisco, en donde planean desarrollar proyectos de inversión, informó la secretaría de Seguridad de Colima en un comunicado.

"Los empresarios que solicitaron la protección de los elementos de seguridad estatales regresaron del lugar a bordo de un helicóptero y se encuentran a salvo. Sin embargo, se tiene conocimiento de otros dos civiles que estuvieron en el mismo lugar y están en calidad de desaparecidos", agregó la secretaría.

La mañana del viernes, las autoridades de Colima perdieron contacto con los policías y solicitaron ayuda tanto al gobierno de Jalisco como a las autoridades federales para iniciar una búsqueda conjunta.

"Durante las primeras horas de búsqueda fueron localizadas en la zona limítrofe de Colima y Jalisco las tres unidades adscritas a la Secretaría de Seguridad Pública que fueron utilizadas por los elementos desaparecidos", detalla el comunicado.

Las camionetas estaban abandonadas en terrenos despoblados, aunque no se encontraron indicios de violencia, reportó la secretaría de Seguridad de Colima.

El estado de Jalisco, cuya capital, Guadalajara, es la segunda mayor ciudad mexicana, vive una espiral de violencia desde hace más de cinco años, por la actividad del poderoso cártel Nueva Generación. 

El impacto de la actividad criminal no ha cedido en México pese al confinamiento social sugerido por el gobierno desde finales de marzo para frenar el avance de la pandemia de Covid-19.

Con 3.000 asesinatos, marzo fue el mes más violento en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. En abril, la cifra bajó a 2.950 muertes, ubicándose como el quinto mes con más víctimas durante su gestión, iniciada en diciembre de 2018.