Escucha esta nota aquí

El desempleo en Chile volvió a subir en el trimestre móvil febrero-abril y alcanzó al 9% de la fuerza laboral, su nivel más alto en una década pese a que el periodo incluye solo la mitad de los efectos de la pandemia.

La cifra representa un incremento de 1,9 punto porcentual en doce meses, con la construcción, el comercio, la agricultura, la pesca y la industria manufacturera como los sectores más afectados, de acuerdo con el reporte entregado este viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

"Es posible que sigamos viendo alzas del desempleo en los próximos meses, pero menores a nivel nacional que en la capital, que es donde se concentra el mayor daño sanitario y económico del Covid-19", dijo el ministro de Economía, Lucas Palacios.

El registro considera las medidas de restricción producto de coronavirus aplicadas en el país a partir de la segunda quincena de marzo y la ley de protección del empleo que comenzó a regir en abril y que implica la suspensión temporal de los contratos de trabajo por tres meses y adhesión al seguro de desempleo, a la que se habían sumado unos 500.000 trabajadores.

Durante el periodo se registra también una caída del 5,7% de la fuerza de trabajo (que incluye a ocupados y desocupados) y un aumento en doce meses del 138% de la llamada fuerza de trabajo potencial, comúnmente conocida como inactivos potencialmente activos.

De acuerdo con el INE, esta categoría, compuesta por casi un millón de personas, incluye a quienes "en su mayoría no estaban buscando un trabajo pero estaban disponibles para trabajar" y que se cree una vez terminen las restricciones saldrán a buscar empleo generando una presión enorme al sistema laboral chileno.

El miércoles, la Universidad de Chile informó que durante marzo el desempleo en Santiago llegó al 15,6%, su nivel más alto en 35 años. La encuesta del INE arrojó para Santiago durante el trimestre febrero-abril una tasa de desocupación del 9,4%.