Escucha esta nota aquí

Las autoridades kurdosirias anunciaron ayer que el Ejército sirio se desplegará en la frontera con Turquía para “impedir la agresión” de este país, que en su quinto día de ofensiva en el noreste de Siria ha causado más bajas civiles y la fuga de centenares de miembros del Estado Islámico (EI).

La autoproclamada Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria dijo a través de Facebook que existe un acuerdo con el Gobierno sirio, que no reconoce la administración autónoma de esta región controlada en casi su totalidad por las Fuerzas de Siria Democrática (FSD).

Según la nota, las tropas van a “apoyar a las FSD para impedir esta agresión” de Turquía y “liberar” las zonas que ya han sido conquistadas por las tropas de Ankara, como las poblaciones fronterizas de Ras al Ain y Tal Abiad.

Poco antes, medios sirios anunciaron un movimiento de tropas hacia el norte del país frente a la “agresión turca” y una fuente militar confirmó que el Ejército se dirige a las poblaciones de Manbech y Ain Issa, al este y oeste del río Éufrates respectivamente, cerca de la frontera con Turquía.

Continúa la ofensiva

Las tropas turcas avanzaron en profundidad sobre territorio kurdo ayer, en una serie de ataques que les permitieron conquistar ciudades y aldeas, pero provocaron la muerte a decenas de civiles y la huida de cientos de familiares de yihadistas.

Los intensos combates continúan en el quinto día de ofensiva de Turquía y sus aliados sirios que busca eliminar a la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), considerada una organización “terrorista” por Ankara, y abandonadas por Washington que ya retiró un millar de soldados de la zona.

Ante la escalada, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó “una retirada deliberada de las fuerzas estadounidenses” del norte de Siria. El Pentágono confirmó que al menos 1.000 soldados serán replegados de la región.