Escucha esta nota aquí

El peso argentino se desplomó frente al dólar en la apertura de mercados este lunes tras la amplia ventaja que obtuvo la víspera en las primarias el peronista de centroizquierda Alberto Fernández frente al liberal Mauricio Macri, que lo catapulta como favorito para las presidenciales del 27 de octubre.

El nerviosismo se apoderó de la 'city porteña' donde en las pizarras la moneda abrió en 53 pesos pero rápidamente cayó hasta los 60 por dólar estadounidense, mientras que algunas casas de cambio directamente dejaron de ofrecer divisas. El viernes la moneda cotizó a 46,55 por dólar.

Macri se reunió a primera hora con el titular del Banco Central, Guido Sandleris, y postergó para las 15:30 la reunión de gabinete habitual para seguir la evolución de la reacción del mercado a un eventual cambio de signo político en el país sudamericano.

Fernández, en fórmula con la exmandataria Cristina Kirchner (2007-2015), logró 47% de los votos mientras Macri obtuvo tan solo 32%, una diferencia casi irremontable para el oficialismo.

Al estar definidas de antemano las candidaturas, en las primarias no hubo competencia interna y los votos se consideran como una encuesta a escala real.

Si se repite este resultado en octubre, Fernández está en condiciones de ganar en primera vuelta, para lo cual es necesario obtener el 45% de los votos o 40% con una distancia de 10 puntos frente al segundo más votado.

Responsabilidad

La recesión, la inflación de 22% en el primer semestre, una de las más altas del mundo, y la pobreza que alcanza a 32% pesaron más que el rechazo a las denuncias por corrupción contra Kirchner, con varias causas abiertas y un juicio en marcha.

"El Presidente tendría que estar avocándose a dar tranquilidad. Los mercados advierten que el Gobierno se metió en un escenario en donde no puede dar respuesta", dijo este lunes Fernández a Radio 10.

Otros miembros del frente opositor pidieron responsabilidad al gobierno.

"Estamos empezando una nueva etapa, esperamos que el gobierno actúe con responsabilidad de acá a diciembre" cuando deba asumir el nuevo gobierno, dijo Axel Kicillof, candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos que encabezan Fernández y Kirchner.

Kicillof, exministro de Economía de Kirchner, arrasó en el distrito más poblado del país, donde consiguió el 49% de los votos frente al 32% de María Eugenia Vidal, actual gobernadora y principal espada política de Macri.

Para el analista político Carlos Fara, el resultado dejó de manifiesto "que el gobierno perdió el apoyo de sectores clave de la sociedad".

Según evaluó, "se rompió el contrato simbólico de lo que se esperaba que fuera el cambio en Argentina" que prometió Macri.

"El voto mostró una insatisfacción profunda con la situación económica, la angustia en la sociedad que sintió que el gobierno se había desconectado de la realidad y no estuvo a la altura para enfrentar los problemas", dijo.

También puedes leer:

 

Comentarios