Escucha esta nota aquí

Después de Madrid el viernes, otras dos ciudades de España, León y Palencia, serán objeto desde el martes de un cierre parcial para frenar el avance del covid-19, anunciaron el lunes las autoridades locales.

"La situación epidemiológica nos exige adoptar nuevas medidas para la protección de la salud en #León y #Palencia", tuiteó Alfonso F. Mañueco, el presidente de la región de Castilla y León (centro).

León y Palencia, dos ciudades de 125.000 y 79.000 habitantes respectivamente, estarán parcialmente cerradas durante al menos dos semanas, al igual que lo están Madrid y nueve municipios de su periferia desde el viernes por la noche.

En la región de Madrid, los más de 4,5 millones de habitantes afectados por estas restricciones en la capital y las ciudades vecinas pueden circular libremente de su municipio, pero solo se les permite salir para necesidades básicas como ir a trabajar, estudiar o al médico, por ejemplo. 

Por lo tanto no están confinados en sus casas, como fue el caso a principios de año.

Sin embargo, estas nuevas medidas son difíciles de aplicar, sobre todo porque la policía sigue esperando la autorización de los tribunales para multar a las personas que no las cumplan.

La pandemia dejó más de 32.000 muertos en España, el país con mayor número de casos en relación a su población en toda la Unión Europea, y donde el gobierno central y la región de Madrid se enfrentan por las decisiones que se deben tomar para frenar los contagios en la capital.

"En la salud, ustedes mandan pero no saben afirmaron en un manifiesto 55 sociedades científicas que representan a más de 170.000 trabajadores del sector sanitario.

El texto, dirigido al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, y a los presidentes de las 17 regiones de España, critica "el continuo enfrentamiento político", la "lentitud burocrática" y la ausencia de un "protocolo nacional" en un país donde la salud es competencia de las regiones.

El manifiesto también reclama "incrementar los recursos para investigación" y termina pidiendo "en nombre de más de 47 millones de españoles, ustedes y sus familias incluidos (...) cambiar ya tanta inconsistencia política, profesional y humana".