Escucha esta nota aquí

En medio de un escándalo internacional por la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, la justicia venezolana anunció ayer la detención de dos militares por su presunta responsabilidad en la muerte de un capitán que estaba detenido, tras ser acusado de golpista por el Gobierno y que perdió la vida producto de torturas mientras estuvo en reclusión según la oposición. Partidos y organizaciones no gubernamentales convocaron una movilización para el 5 de julio en reclamo por la muerte de Acosta.

A su vez, el diálogo abierto entre enviados del Gobierno de Nicolás Maduro y del opositor Juan Guaidó se suspendió hasta que se aclare el fallecimiento.

Los detenidos son el suboficial Estiben José Zárate Zoto, de 22 años, y el sargento segundo Ascanio Antonio Tarascio Mejía, de 23 años. Ambos pertenecen a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada).

Varios partidos políticos de oposición y organizaciones no gubernamentales anunciaron que protestarán en las calles el 5 de julio por la muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, cuando se encontraba detenido y bajo custodia del Gobierno de Maduro.

En rueda de prensa, el coordinador nacional de Juventudes de Voluntad Popular, Hasler Iglesias, informó que este viernes 5 los representantes de los partidos políticos, familiares de víctimas y distintos sectores de la sociedad civil van “a la calle a exigir ‘no más tortura’”.

El líder del Parlamento que es reconocido como presidente encargado por más de 50 países, Juan Guaidó, invitó en Twitter a una movilización nacional “ante la Fuerza Armada, ONU y comunidad internacional”, con el fin de “exigir el fin de las torturas, asesinatos, violaciones de DDHH y la intervención cubana”.

La diputada y militante de Primero Justicia, Yajaira Forero, se sumó a la convocatoria de “una gran marcha” este viernes para reclamar “el respeto a la vida e integridad física de los presos políticos”.

Según informaciones de la prensa venezolana, Acosta Arévalo fue detenido el pasado 21 de junio por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), sin que se indicaran entonces los motivos de su aprehensión.

El Gobierno de Maduro dijo luego que el capitán de corbeta era investigado por presuntamente ser partícipe de un plan de golpe de Estado que incluía el asesinato de los principales líderes del chavismo, en el poder desde 1999.

De acuerdo con su defensa y voceros de la oposición, el militar fue torturado hasta que murió este sábado 29 de junio, lo que generó condenas dentro y fuera de Venezuela. Iglesias, que milita en el mismo partido que Guaidó, sostuvo que el capitán Acosta Arévalo “fue torturado hasta morir, fue asesinado además por compañeros de armas”.

Bachelet “conmocionada”

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos declaró que se sintió “conmocionada” por la muerte de un militar que habría sido torturado estando detenido en Venezuela, acusado de estar implicado en un intento de golpe de Estado contra Nicolás Maduro.

“Estoy conmocionada por la presunta tortura del capitán Acosta Arévalo, y porque el trato al que fue sometido mientras estaba en custodia puede haber sido la causa de su muerte”, indicó Bachelet.

“Recuerdo a las autoridades venezolanas que son responsables de la vida, y de la integridad física y psicológica de todas las personas privadas de libertad”, añadió.

Tags

Comentarios