Escucha esta nota aquí

La Policía británica detuvo este lunes a un hombre de 27 años, sospechoso de haber matado a puñaladas a una persona y haber herido gravemente a otras dos, este fin de semana en Birmingham, segunda ciudad del Reino Unido.

"Detuvimos a un hombre sospechoso de asesinato y de siete intentos de asesinato en una serie de ataques con arma blanca en Birmingham", anunció la Policía de West Midlands.
Según las primeras conclusiones de la investigación, los ataques se perpetraron al azar.

Un hombre de 23 años, Jacob Billington, murió, y otro hombre y una mujer, de 30 y 22 años respectivamente, resultaron heridos graves y están hospitalizados en estado crítico. Un amigo de Billington, también de 23 años, se encuentra grave.

Otros cuatro tienen heridas leves.

Los ataques se produjeron en la madrugada del domingo entre 00:30 y 02:20 locales en varios puntos de esta ciudad del centro de Inglaterra.

Según las primeras investigaciones, nada permite pensar por el momento en la hipótesis "terrorista" o en la de un crimen de odio, ni tampoco en un conflicto entre pandillas, como se pensó inicialmente.

Imágenes del sospechoso 

La Policía difundió el domingo imágenes del sospechoso, un joven de raza negra, con capucha y vestido con un pantalón oscuro, captadas por las cámaras de vigilancia y ya recibió "varias respuestas".

"Una de estas pistas nos condujo al vecindario de Selly Oak donde un hombre fue detenido" en torno a las 4:00 de la mañana del lunes, indicó la Policía.

Ninguna de las víctimas de la agresión tenía relación con pandillas, y las personas agredidas parecen haber sido elegidas "al azar", precisó el responsable.

Un testigo, Savvas Sfrantzis, propietario de un restaurante grill, declaró haber visto cómo una mujer era apuñalada varias veces.

Relató que el agresor tenía un "cuchillo pequeño, no muy grande, y la apuñalaba en el cuello". Describió un agresor "muy frío" que se alejó tranquilamente con una "sonrisa" mientras varias personas intentaban seguirlo para detenerlo.

Críticas a la Policía 

La Policía fue criticada por no haber logrado detener rápido al atacante, que tuvo tiempo de cometer varias agresiones en diferentes barrios, muchos de ellos con numerosos bares y restaurantes que eran muy frecuentados en la noche del sábado al domingo.

"Las calles estaban repletas (...) y parece que pudo meterse entre la gente y pasar inadvertido", explicó el lunes por la mañana el responsable de la Policía local, David Jamieson, en la cadena de televisión Sky News. "Habrá una investigación completa para saber por qué y cómo esto pudo ocurrir" agregó.

Birmingham, de un millón de habitantes, es una de las ciudades más cosmopolitas del Reino Unido. Hace algunos años estuvo marcada por una explosión de violencia entre pandillas.

El 20 de junio, tres hombres fueron asesinados con un cuchillo en un parque de Reading, una ciudad al oeste de Londres. La investigación está en manos de la Policía antiterrorista. 

El sospechoso Khairi Saadallah, un refugiado libio de 25 años, fue acusado de tres asesinatos y tres intentos de asesinato. Según su familia, sufría problemas mentales debido a la guerra civil en Libia.

Saadallah había sido liberado de prisión a principios de junio después de estar encarcelado durante varios meses por delitos no relacionados con el "terrorismo", entre ellos, un asalto. 

El ataque no fue reivindicado

Seis días después, un hombre apuñaló e hirió a seis personas en un hotel que albergaba a refugiados en Glasgow (Escocia), pero se descartó que se tratara de "terrorismo". 

Sin cambios desde noviembre de 2019, el nivel de amenaza "terrorista" en el Reino Unido está en el tercer grado de una escala de cinco, considerado como "significativo".