Escucha esta nota aquí

La ONU celebra desde 2013 esta fecha para sensibilizar sobre los miles de millones de personas que no tienen acceso a este servicio. En tiempos de pandemia estos sistemas son vitales, pero muchas infraestructuras existentes corren peligro a causa del cambio climático.

Las cifras son preocupantes: más de la mitad de la población mundial no tiene acceso a baños o a un sistema de saneamiento salubre. "O sea 4.200 millones de personas", detalla a RFI Nathalie Brichard, miembro de la ONG francesa Vision du Monde. "Y más de 700 millones practican la defecación al aire libre", agrega. 

Al dar visibilidad a los baños -o a la falta de ellos-, se resaltan problemas muy concretos, más allá de la comodidad y de la privacidad. Según cifras de la OMS, el 40% de la población mundial carece de instalaciones básicas en sus casas para lavarse las manos con agua y jabón. Las enfermedades se propagan más rápido sin infraestructuras.

En Nueva Delhi por ejemplo, con el grave rebrote de Covid-19 se registraron tasas alarmantes de contagios en el centro histórico. "Un estudio serológico del mes de octubre arrojó que el 49,5% de los 580.000 habitantes de este barrio contrajo el virus, en su mayoría sin síntomas", explica Sebastien Farcis, el corresponsal de RFI en esa ciudad. 

Más de 800 niños mueren cada día

Pero el coronavirus solo es un problema nuevo. "Cada día más de 800 niños menores de 5 años mueren por enfermedades debido al agua sucia", apunta Brichard. A esto se suman las dificultades que genera el tener que desplazarse lejos para acceder a una letrina comunitaria o a un baño al aire libre.

"Más allá de la pérdida de dignidad, la gente se expone a ciertos riesgos como el acoso o la violencia sexual", dice.
La ONU ha dado este año un enfoque particular al Día Mundial del Retrete con la cuestión climática. Se cree que de aquí a 2050 más de dos tercios de la población humana podría vivir en áreas con escasez de agua durante al menos un mes al año.

La cosa con el calentamiento global es que también aumenta el riesgo de crecidas. "Las inundaciones llevan a la destrucción de baños existentes, que muchas veces son precarios. Esto conlleva contaminaciones de aguas potables", explica Brichard.

ONU-Agua destaca que para muchas poblaciones que viven al margen de mares, ríos y lagos, serán las primeras afectadas. Somalia, Niger, Chad, Micronesia y las Islas Salomón son los países que mayor riesgo corren. Se pide que los esfuerzos y los fondos estén dirigidos en prioridad a ellos. En Chad, por ejemplo, solo el 8% de la población tendría acceso a un sistema de higiene decente.

Letrinas secas y manos limpias

Otro riesgo medioambiental tiene que ver con las aguas residuales, ya que a nivel mundial el 80% de ellas vuelven al ecosistema local sin haber sido tratadas. "Se debe tener un enfoque holístico entonces a la vez que promovemos el uso de letrinas secas también hay que sensibilizar a las comunidades y dar acceso a agua para lavarse las manos", dice la representante de Vision du Monde. 

Datos de la ONU destacan que a nivel mundial más de 250 mil millones de dólares de gasto público anual han ido hacia la lucha contra el cambio climático. Solo 9 mil millones, es decir el 1,6%, han sido invertidos en infraestructura de agua, higiene y saneamiento.

Tomado de RFI