Escucha esta nota aquí

Este fin de semana se produjeron episodios de violencia en la ciudad de Leipzig. Los disturbios recordaron a los registrados en otras partes de Alemania, en mayo pasado. El alcalde de Leipzig, Burkhard Jung, condenó la violencia en los términos más categóricos. ¿A qué se debió este brote violento, y quién es responsable? Aquí la crónica multimedia.

Los manifestantes protestaban por el encarecimiento de los alquileres en Leipzig.

Las protestas se prolongaron por tres noches consecutivas. Se originaron en el este de la ciudad, y se extendieron hasta el barrio de Connewitz. El origen de todo fue el desalojo de una okupa.

Medios locales reportaron daños desde el sábado, causados por algunos de los manifestantes.

Clima social "áspero"

"El clima social se ha tornado más áspero", afirmó ya el lunes el ministro presidente de Sajonia, Roland Wöller. La protestas es legítima, pero debe ser pacífica, añadió.

"Los crecientes costos de la vivienda y el desplazamiento social son temas existenciales en la ciudad que más rápido crece en toda Alemania. Debe debatirse sobre ellos, vehementemente, con protesta creativa, pero sin excesos", afirmó el periódico Süddeutsche Zeitung en una columna de este lunes.

Políticos alemanes de diversos partidos atribuyeron la violencia en Leipzig a grupos radicales, tanto de derecha como de izquierda, a los que criticaron fuertemente. El saldo de las tres noches de violencia fue de varios policías heridos con piedras o bengalas.