Escucha esta nota aquí

Un ataque contra un convoy humanitario por "grupos armados terroristas" provocó al menos 10 muertos en la región de Barsalogho, en el norte de Burkina Faso el sábado, anunció este domingo el Gobierno.

Esta nueva matanza atribuida a los yihadistas se suma a otras dos ocurridas desde el viernes, llevando a unos 50 el total de fallecidos.

"El ataque en el eje Foubé-Barsalogho perpetrado por grupos armados terroristas iba dirigido contra un convoy humanitario que regresaba de Foubé tras haber aportado víveres. El balance provisional es de 10 muertos (5 civiles y 5 gendarmes)", según el comunicado.

El sábado también se produjo un ataque atribuido a grupos yihadistas en el este del país, en Kompienbiga, cerca de Pama, en un mercado de ganado, donde murieron al menos 25 personas, según el comunicado del Gobierno.

Hombres armados "irrumpieron en el mercado montados en motocicletas y comenzaron a disparar, sobre todo contra las personas que intentaban huir", indicó un vecino, quien mencionó al menos "una treintena de muertos". 

Una fuente de seguridad, quien no brindó un balance de víctimas, confirmó que "el ataque tuvo lugar en el mercado de ganado, que habitualmente funciona los sábados", y fue perpetrado por "elementos de grupos armados terroristas montados en motocicletas". 

Estos dos ataques tuvieron lugar después de otro, el viernes, contra un convoy de comerciantes, que dejó 15 muertos en Lorum (norte), también atribuido a yihadistas. 

El este y el norte de Burkina Faso son las regiones más afectadas por las atrocidades de grupos yihadistas en el país, que en los cinco último años han provocado más de 900 muertos y 860.000 desplazados.

Desarmados y mal entrenados, los efectivos de las fuerzas del orden de Burkina Faso se ven superados por los yihadistas, a pesar del apoyo de unos 5.100 soldados franceses desplegados en la región del Sahel.

La violencia yihadista, junto con los conflictos intercomunitarios, que afectan el centro del Sahel, han causado en total 4.000 muertos en Mali, en Níger y en Burkina Faso en 2019, según la ONU.