Escucha esta nota aquí

Diez países europeos "lamentan" la decisión de Washington de retirarse del tratado internacional Open Sky (Cielos Abiertos) aunque comparten sus "preocupaciones" sobre Rusia, indicó el viernes el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

"Lamentamos el anuncio del gobierno de Estados Unidos sobre su intención de retirarse del tratado de Cielos Abiertos, aunque compartimos sus preocupaciones relativas a la implementación de las disposiciones del tratado por parte de la Federación de Rusia", reza un comunicado.

La declaración fue firmada por Francia, Alemania, España, Bélgica, Finlandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, República Checa y Suecia. 

Donald Trump anunció el jueves la salida de Estados Unidos del tratado de Cielos Abiertos, que permite verificar los movimientos militares y las medidas de control de armamentos de los 34 países signatarios, y acusó a Rusia de violarlo.

Tras el anuncio de Trump, los embajadores de los países miembros de la OTAN fueron convocados el viernes para una reunión de urgencia, informó una fuente diplomática. Moscú denunció un "golpe" contra la seguridad europea. 

"El tratado de Cielos Abiertos es un elemento crucial en el marco de refuerzo de la confianza que se ha creado en las últimas décadas, con el fin de aumentar la transparencia y la seguridad de la zona euro-atlántica", señala el texto conjunto.

"Continuaremos nuestro diálogo con Rusia, como se decidió previamente entre los aliados de la OTAN y otros socios europeos, para resolver las cuestiones pendientes, como las restricciones injustificadas impuestas a los vuelos sobre Kaliningrado", añadieron los países. 

"Seguimos pidiendo a Rusia que levante estas restricciones y que continúe el diálogo con todas las partes", dijeron.

"Mientras el tratado siga en vigor, tenemos la intención de respetar plenamente todos los derechos y deberes que se derivan de él", dijo este viernes el viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Grushko. 

"Partimos del principio que los otros países actuarán de la misma forma", añadió.

Moscú denunció el jueves un "golpe" a la seguridad europea y a los "intereses esenciales de seguridad de los propios aliados de Estados Unidos".

Los responsables rusos se declararon dispuestos a discutir las "cuestiones técnicas que Estados Unidos presenta hoy como supuestas violaciones por parte de Rusia".

Estados Unidos ya había acusado a Rusia de violar el tratado INF sobre misiles terrestres de medio alcance, antes de denunciarlo en 2019.

El futuro del tratado ruso-estadounidense New Start, concertado en 2010 y que expira a principios de 2021, también está en entredicho. Se trata del último acuerdo nuclear que sigue en vigor entre las dos potencias.

Comentarios