Escucha esta nota aquí

Un cercano colaborador de Boris Johnson, Conor Burns, dimitió hoy como secretario de Estado de Comercio Internacional tras ser acusado de abusar de su posición para tratar de intimidar a alguien con quien tenía una disputa familiar, anunció el gobierno británico.

En una carta escrita en febrero de 2019 con membrete del parlamento británico, Burns, diputado por una circunscripción del sur de Inglaterra, intentó obtener el pago de un dinero a su padre amenazando a la persona en cuestión con plantear el asunto ante la Cámara de los Comunes, según los resultados de una investigación parlamentaria. 

"Conor Burns renunció a su cargo de secretario de Estado de Comercio Internacional tras el informe de la jefa del comité de normas parlamentarias", anunció un portavoz de Downing Street.

La comisión parlamentaria llegó a la conclusión de que "Burns utilizó su posición parlamentaria para tratar de intimidar a un ciudadano (...) en una disputa sobre intereses familiares puramente privados que no tenían relación con sus obligaciones parlamentarias".

El diputado "persistió en hacer amenazas veladas" al denunciante durante la investigación, señala el informe. Burns acabó por pedir disculpas y reconoció su error en una carta al comité.

Según Kathryn Stone, que realizó la investigación, el comportamiento del secretario de Estado "alimenta la creencia de que los diputados pueden y quieren utilizar privilegios (...) para beneficiar sus intereses personales". Burns fue asistente de Johnson cuando el ahora primer ministro era jefe de la diplomacia británica.

Comentarios