Escucha esta nota aquí

Diputados de distintos partidos políticos llamaron este martes al presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, a que utilice sus facultades para colocar a debate en el Parlamento un proyecto para legalizar el cannabis medicinal.

La Asamblea Legislativa (Parlamento) está en sesiones extraordinarias hasta julio, período en el que solo el Poder Ejecutivo puede fijar la agenda de debate de proyectos.

"Estamos haciendo un llamado conjunto urgente por el país para que el Ejecutivo convoque el proyecto de cáñamo y cannabis. No podemos perder oportunidades basados en mitos y temores", declaró en conferencia de prensa la diputada oficialista Paola Vega, defensora de la iniciativa.

Vega hizo el pedido junto con 13 diputados, incluyendo a la autora del proyecto de ley, la independiente Zoila Rosa Volio, quien destacó que la norma permitirá producir y vender aceite de cannabis con fines medicinales con garantías de salubridad para el usuario.

"Cada día que pasa hay miles de pacientes que deben buscar aceites cannabinoides en la calle, sin ningún control de calidad, para tratar casos de epilepsia, problemas inmunológicos, esclerosis múltiple y cáncer", expresó Volio.

La iniciativa busca que el extracto de la marihuana sea distribuido solo con control médico y farmacéutico para personas con problemas inmunológicos o con enfermedades como Parkinson.

Plantea además legalizar el cultivo del cáñamo, una planta pariente del cannabis con numerosos usos industriales.

Volio sostuvo que Costa Rica está dejando pasar la oportunidad de entrar al mercado internacional en el que participan países como Canadá, Colombia, Estados Unidos, México y Uruguay, que han legalizado la producción de cannabis.

El organismo estatal de promoción de las exportaciones calculó que hay un mercado de 5.733 millones de dólares anuales para el cannabis medicinal.

"Solo en cáñamo podríamos hablar de 15.000 empleos", aseguró la diputada Paola Valladares, del opositor Partido Liberación Nacional.

El gobierno ha dicho que apoya la producción de cáñamo, pero expresó reservas con el cannabis, al alegar que necesita mecanismos para evitar su uso recreativo.

El proyecto cuenta con el rechazo de 14 diputados evangélicos del legislativo costarricense, de 57 escaños.

Comentarios