Escucha esta nota aquí


El presidente saliente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, abandonó la Casa Blanca y abordó el helicóptero presidencial, el Marine One, este miércoles para trasladarse a su nueva residencia en Florida, sin asistir a la ceremonia del cambio de mando en la cual su sucesor, Joe Biden, tomará el poder. 

Trump, de 74 años, caminó por la alfombra roja y abordó un helicóptero acompañado por la primera dama poco después de las 08H15 (13H15 GMT). Al salir se remitió a decir que su mandato fueron "cuatro años fantásticos" y que para él representan el gran "honor" de su vida.


Vestidos de negro, la hasta ahora pareja presidencial tuvo su alfombra roja al abandonar el complejo y, tras saludar al personal de la Casa Blanca, se subió a la aeronave que lo trasladará hasta Florida.

Antes de llegar a Florida, Trump tuvo su acto de despedida en la base de la Fuerza Aérea Andrews, donde dio su último discurso.

"Estaré mirando, estaré escuchando y les digo que el futuro de este país nunca ha sido mejor. Le deseo mucha suerte a la nueva administración, tienen los cimientos para hacer algo espectacular. Hemos colocado a los Estados Unidos como nunca antes, no obstante la plaga. Las cosas que hemos logrado han sido increíbles. Les digo adiós, los amamos. Volveremos de alguna manera u otra", dijo Trump.

Según las informaciones recogidas por el diario The Wall Street Journal, la Casa Blanca invitó a personas cercanas a Trump a acudir a la ceremonia, de la que trascendieron pocos detalles. Biden jurará el cargo a las 12 hora local, 13:00 de Bolivia.

A diferencia de otras tomas de posesión, Trump ya había anunciando que no asistiría a la de su sucesor y tampoco planeaba mantener ningún encuentro con él, después de haber denunciado fraude en reiteradas ocasiones a raíz de su derrota en los comicios.

Pese a ello, el presidente saliente aseguró en un vídeo que "reza" para que el Ejecutivo de Biden tenga "éxito" para "mantener a Estados Unidos segura y próspera", al tiempo que rechazó el ataque al Capitolio llevado a cabo por decenas de sus partidarios el 6 de enero.


El asalto tuvo lugar durante la votación en el Congreso para certificar la victoria de Biden en las presidenciales, algo que tuvo lugar tras un aplazamiento de varias horas.

Trump, que prometió una transición "ordenada", será sometido a un segundo 'impeachment' -el primer presidente en la historia del país en ser sometido a dos procesos de destitución- por "incitar a la insurrección".

Por lo pronto, el demócrata jurará como el presidente número 46 este miércoles en medio de una pandemia que se ha cobrado ya 400.000 muertos en el país y provocado una crisis económica inédita en décadas. A esta ya de por sí dramática situación se suma una transición bombardeada por el presidente saliente que aún no ha admitido su derrota.

Unos 25.000 miembros de la Guardia Nacional, miles de policías y agentes de varias fuerzas de seguridad están desplegados por el centro de Washington, que está vallado y bloqueado como una zona militarizada dividida en un sector rojo y otro verde, de acuerdo a las restricciones. Bloques de cemento, retenes, blindados, alambres de púas y uniformes camuflados reemplazaron a las tradicionales bailes y festejos de varios días que suelen marcar el cambio de gobierno. (Con datos de El Clarín)



Comentarios