Escucha esta nota aquí

Un par de pandas gigantes prestados por China a un zoológico canadiense se enfrentan a una escasez de alimentos a medida que se seca el bambú fresco que precisan para su dieta, advirtieron las autoridades.

Los planes de regresarlos a China, en donde abunda el bambú, están estancadados debido a las medidas sanitarias impuestas por la pandemia de Covid-19, dijo el zoo de Calgary en un comunicado.

La hembra Er Shun, y el macho Da Mao demandan unos 40 kilos de bambú fresco por día.

El zoológico de Calgary recurrió a granjas en la provincia de Columbia Británica para abastecerse tras el cierre de las fronteras internacionales por el covid-19.

Pero ese suministro se agotará en septiembre, dijo el zoo.

"No se les puede dar cualquier tipo de bambú porque no lo comen", dijo a la AFP una portavoz del zoológico.

"Nuestros refrigeradores deben ser llenados de bambú fresco cada tres días para cumplir con la dieta requerida", añadió.

En mayo, el zoológico de Calgary anunció que aceleraría el regreso de los dos pandas a China.

Ambos llegaron a Canadá en 2014 e inicialmente estaba previsto devolverlos diez años después.

Pero el zoo no ha podido obtener permisos de China y la semana pasada expresó "una creciente preocupación por el bienestar de los pandas gigantes".

"De momento, China no pudo aprobar los permisos internacionales debido a cambios en sus leyes de importación y las instalaciones para cuarentena requeridas por el Covid-19", dijo el presidente del zoo, Clement Lanthier en una nota.

"Las continuas demoras (...) ponen en peligro la salud y bienestar de estos dos hermosos pandas gigantes", añadió.

La pareja engendró dos crías en el zoo de Toronto antes de ser trasladada a Calgary en 2018 con los pequeños llamados Jia Panpan y Jia Yueyue.

Los cachorros fueron enviados en enero a China.