Escucha esta nota aquí

El extorturador ‘Douch’, jefe de la prisión de Phnom Penh bajo el régimen camboyano de los jemeres rojos, donde fueron torturadas unas 15.000 personas antes de ser ejecutadas, murió este miércoles a los 77 años.

Nacido en 1942, Kaing Guek Eav, alias Douch, "murió en el hospital", declaró Neth Pheaktra, portavoz del tribunal camboyano auspiciado por la ONU para juzgar los crímenes del régimen ultramaoísta. 

"Padecía una enfermedad pulmonar desde hacía varios años", precisó una fuente que pidió el anonimato. 

El exjefe de Tuol Sleng, o S21, la prisión central de la capital entre 1975 y 1979, fue el primer jemer rojo en ser condenado por crímenes de guerra por un tribunal.

En 2010, en primera instancia, se dictó una pena de 30 años de cárcel contra él. Dos años después, en apelación, fue condenado a cadena perpetua. 

Tras haber pasado varios años escondido, el exprofesor de matemáticas fue hallado en 1999 por un fotógrafo irlandés que trabajaba para una ONG cristiana. 

Ante los jueces, durante el primer proceso, explicó las pilas de documentos hallados en la cárcel tras la caída del régimen, y el proceso al que se sometía a los torturados antes de ejecutarlos en otro lugar a varios kilómetros de allí. 

No obstante, tras estas confesiones, el acusado decidió cambiar de estrategia y dejar de cooperar con la justicia, y pasó a reclamar su liberación, afirmando ser un mero secretario del régimen.