Escucha esta nota aquí

El "abandono" en medio del desierto de dos niñas de 3 y 5 años, lanzadas desde el muro fronterizo de cuatro metros de altura por un traficante de personas, ha escandalizado a Ecuador. El tema es tanto más sensible cuanto que la crisis económica y el impacto de la pandemia han puesto a miles de ecuatorianos en el camino del exilio.

Las imágenes infrarrojas de la patrulla fronteriza de Nuevo México han circulado por las redes sociales en Ecuador. Aunque la opinión pública sabe que las dos niñas lanzadas desde un muro de cuatro metros de altura han sido recuperadas por las autoridades estadounidenses y que están bien, la gente está indignada. El Ministerio de Asuntos Exteriores condenó "un acto inhumano e irracional" y puso el consulado en Houston, Texas, al servicio de las niñas.

Los menores no acompañados acuden en masa a la frontera

Joffrey Pinzón, presidente de la asociación Mouvement Familles et Migrants (MFAM), confirma el aumento de la migración ilegal de menores a Estados Unidos. "Desgraciadamente, Ecuador está actualmente en el punto de mira de la delincuencia y los narcotraficantes. El fracaso escolar crece y los jóvenes no tienen futuro", dijo.

“Si soy un migrante en Estados Unidos, incluso sin papeles, si me gano bien la vida, acabaré decidiendo traerlos y contactar con los coyotes, los traficantes de personas y entonces estaré jugando un poco a la lotería con la vida de mis hijos”, agregó.

Las autoridades ecuatorianas han instado a las familias a no exponer a sus hijos a los riesgos de la migración ilegal, pero es poco probable que se haga caso a ese llamamiento. Cada día, cerca de 500 niños no acompañados procedentes de Centroamérica y Sudamérica intentan cruzar la frontera con Estados Unidos.

Comentarios