Escucha esta nota aquí

Ecuador logró controlar un brote del nuevo coronavirus en una de sus cárceles, donde un 70% de los 620 presos se contagió, informó hoy el director del organismo que administra las prisiones, Edmundo Moncayo.

"Hemos controlado y seguimos adelante en las acciones (...) que nos permiten mantener una buena salud y un buen control de este virus", dijo el funcionario a radio América de Quito.

En la prisión de Ambato, en el centro andino del país, 420 detenidos se infectaron del Covid-19, de los cuales dos murieron, según reportó hace una semana Moncayo, director del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI).

"Esta población penitenciaria se encuentra en una recuperación luego de haber vencido al Covid dentro del centro de privación de la libertad", indicó el funcionario el viernes.

Añadió que doce presos que debieron ser hospitalizados ya fueron dados de alta y que se encuentran en la penitenciaría.

"La situación en los centros de rehabilitación social del país ha venido poco a poco complicándose", admitió Moncayo, tras anunciar hace una semana que alrededor de 500 detenidos a nivel nacional se infectaron del Covid-19.

Otro reo murió en una cárcel de Quito por la pandemia.

"Hemos podido controlar" el contagio en todas las prisiones, agregó.

En las cárceles de Ecuador hay unas 38.000 personas, registrándose un hacinamiento de 30%.

Ecuador, con 17,5 millones de habitantes y que en febrero declaró la presencia del coronavirus, es uno de los más afectados en Latinoamérica por la pandemia, que en el país deja casi 38.500 casos, incluidos 3.313 muertos (19 por cada 100.000 habitantes).

Las autoridades también reportan 2.136 fallecidos probables por el Covid-19.

El hacinamiento, que bajó de 42% a 30% mediante medidas sustitutivas a la prisión durante la pandemia, y constantes riñas mortales entre los detenidos llevaron al gobierno ecuatoriano a declarar el estado de emergencia en las cárceles de la nación entre mayo y agosto pasados.