Escucha esta nota aquí

Ecuador tomará pruebas rápidas de coronavirus a los viajeros que arriben al país, tras postergar hasta el 1 de junio la medida que exige a los pasajeros presentar un resultado negativo de Covid-19 previo a su embarque en el extranjero, informó este lunes la cancillería.

"Toda persona que retorne del exterior deberá someterse a su llegada al Ecuador a una prueba rápida para el coronavirus", señaló la cartera en un comunicado.

El canciller, José Valencia, explicó en rueda de prensa que en caso de que el resultado del examen rápido sea positivo, la persona será sometida a "una segunda prueba de PCR, que es una prueba mucho más especializada".

La ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo, había anunciado el fin de semana que Ecuador exigirá a los viajeros presentar el resultado negativo de una prueba PCR (hisopado nasofaríngeo), realizada máximo 72 horas antes de embarcar un vuelo.

Sin embargo, según la cancillería, el gobierno retrasó la entrada en vigor de esa medida "para el 1 de junio", cuando las autoridades de transporte estiman reanudar las operaciones en los aeropuertos.

"Estos cinco días que se había previsto para que cambiemos de régimen no eran suficientes, porque algunos pasajeros ya habían comprado sus tickets aéreos, porque las compañías aéreas no alcanzaban a hacer ajustes y controles y por este motivo se decidió prorrogar el plazo de vigencia de este método", justificó Valencia.

Independientemente de los resultados de las pruebas, los viajeros deben cumplir con el aislamiento preventivo obligatorio de al menos 14 días, agregó la cancillería.

Desde mediados de marzo, cuando Ecuador declaró la emergencia sanitaria por la pandemia, han retornado al país 10.487 personas desde 40 países.

Los repatriados han ingresado a través de vuelos humanitarios, luego de que el país cerrara sus fronteras hace nueve semanas como medida para frenar la propagación del coronavirus.

La pandemia deja en Ecuador cerca de 34.000 casos, incluidos unos 2.800 muertos. Las autoridades también reportan otros 1.700 fallecidos probables por la pandemia.