Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Estados Unidos consideró este martes un supuesto complot en Venezuela para derrocar al mandatario Nicolás Maduro, que dejó dos estadounidenses detenidos, como un "melodrama" y una "gran campaña de desinformación" por parte de Caracas.

"Hay una gran campaña de desinformación en marcha por el régimen de Maduro, lo que hace difícil separar los hechos de la propaganda", dijo un portavoz del Departamento de Estado, horas después de que el presidente Donald Trump negara la participación de Estados Unidos en la presunta tentativa de "invasión" denunciada por Maduro.

El ministro de Comunicaciones de Venezuela, Jorge Rodríguez, habló este martes en un reporte televisado ratificando las declaraciones de Nicolás Maduro, quien dijo que dos estadounidenses, Luke Denman y Airan Berry, fueron detenidos el lunes entre un grupo de 13 "mercenarios" que planeaban una "invasión" para sacarlo del poder. El domingo había reportado enfrentamientos en una playa, que dejaron ocho muertos y dos arrestos.

El funcionario del Departamento de Estado, que se expresó bajo condición de anonimato, dijo que Washington busca interiorizarse sobre las actividades de Denman y Berry, y también del rol del ex militar estadounidense Jordan Goundreau, señalado por Caracas de estar detrás de esta supuesta trama.

Además, dijo que estudiará "de cerca el papel del régimen de Maduro en este melodrama y especialmente del enorme aparato de inteligencia cubano en Venezuela".

Estados Unidos, que considera el Gobierno de Maduro una dictadura, acusa a Cuba, un estrecho aliado de Caracas, de tener más de 20.000 agentes infiltrados en las fuerzas de seguridad de Venezuela, incluida la guardia de seguridad presidencial.

"El historial de falsedades y manipulación por parte de Maduro y sus cómplices, así como su representación altamente cuestionable de los detalles, demuestra que nada debe tomarse al pie de la letra cuando se ve la distorsión de los hechos", dijo el vocero del Departamento de Estado.

Para Washington, añadió, "lo que está que está claro" es que el Gobierno de Maduro está usando esto "para justificar un mayor nivel de represión".