Escucha esta nota aquí

Los funcionarios responsables de proteger la fauna de Estados Unidos anunciaron el jueves el retiro de una propuesta para proteger al glotón, tras descubrir que estos raros depredadores que viven en la nieve no están tan amenazados por el cambio climático como se pensaba anteriormente.

Los grupos conservacionistas condenaron la medida, al señalar que es resultado de la negación que ha tenido el gobierno de Donald Trump hacia la ciencia y el cambio climático, y que se necesitan medidas adicionales para proteger a los más de 300 glotones que quedan en Estados Unidos.

La agencia estadounidense de protección de la vida silvestre (FWS) dijo que su decisión "refleja lo mejor y lo último de la ciencia disponible, incluyendo nuestra mejor comprensión de la biología y el comportamiento de las especies, así como avances en los modelos del clima y la nieve".

Un tribunal dictaminó en 2016 que la FWS tenía que considerar su decisión de abandonar la protección que la propia agencia había presentado por primera vez en 2013. 

"En el tiempo transcurrido desde nuestra propuesta original, la ciencia sobre el glotón ha avanzado mucho gracias al trabajo de las agencias estatales de vida silvestre e investigadores en Estados Unidos y en todo el mundo", dijo Noreen Walsh, funcionaria del FWS.

La FWS dijo el jueves que entre 2016 y 2017 registró 86 detecciones fotográficas de los animales captadas por cámaras colocadas en trampas y 157 muestras de pelo, y determinó que esta especie no es tan rara como se pensaba, a pesar de que no podía hacer una estimación del tamaño real de su población. 

Pero Timothy Preso, un abogado de Earthjustice, una organización que forma parte de una coalición que pretende demandar al gobierno, dijo a AFP que el anuncio de FWS equivalía a "humo y espejos". 

"Lo que hicieron fue una instantánea de un año de donde había ocupación de glotones detectada por cámaras remotas, y no saben si se trataba de numerosos individuos, o un solo individuo atravesando una zona". 

"Lo que sabemos es que el cambio climático está literalmente derritiendo el hábitat de los glotones", añadió.