Escucha esta nota aquí

Estados Unidos "responderá afirmativamente" a sus aliados de Europa del Este si éstos solicitan una mayor presencia militar en caso de un ataque ruso a Ucrania, dijo el lunes un alto funcionario de la Casa Blanca. 

"Habría una mayor demanda de nuestros aliados" en Europa del Este para aumentar la presencia de "tropas, capacidades y ejercicios" ante cualquier intervención del Ejército ruso, y en ese caso "Estados Unidos respondería afirmativamente", precisó la fuente.

El alto funcionario dejó claro, sin embargo, que por el momento Washington descartaba una respuesta militar directa en caso de ataque contra Ucrania. 

"Estados Unidos no quiere estar en una posición en la que el uso directo de las fuerzas estadounidenses sea el centro de nuestro pensamiento", enfatizó la fuente. 

Washington pretende centrarse en "una combinación" de "apoyo al ejército ucraniano", "fuertes sanciones económicas" y "un aumento sustancial del apoyo y las capacidades con los aliados de la OTAN" en caso de conflicto en Ucrania. 

El presidente estadounidense, Joe Biden, se reunirá con su par ucraniano, Volodimir Zelenski, "en los días siguientes" a su contacto con el mandatario ruso, Vladimir Putin, informó el alto funcionario de la Casa Blanca, quien también informó que el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, mantendría una conversación con el jefe de Estado ucraniano el lunes. 

Biden se reunirá también el lunes "con aliados europeos clave para coordinar el mensaje" que trasladará por videoconferencia a Putin, y para asegurarse que encara esa charla "en unidad con los aliados y en fuerte solidaridad transnacional". 

Sin "avance" 

De su lado, el Kremlin ya adelantó el lunes que no esperaba un "avance" durante esta reunión virtual. 

Está previsto que la conversación entre Biden y Putin -que se reunieron en junio pasado en Ginebra y luego mantuvieron una conversación telefónica a principios de julio- gire principalmente en torno a Ucrania. 

Kiev y sus aliados acusan a Rusia de haber concentrado tropas y vehículos blindados en su frontera con la intención de atacar a Ucrania. 

"Nosotros no sabemos si el presidente Putin ha tomado una decisión sobre una eventual escalada militar en Ucrania. Pero sabemos que él puso en marcha las capacidades para lanzar tal escalada", dijo una fuente estadounidense. 

Por su parte, Moscú niega toda intención belicosa, pero plantea algunas exigencias, en particular un compromiso de que Ucrania no se unirá a la OTAN, como hizo un gran número de países del antiguo bloque soviético. 

Ni Kiev ni Estados Unidos tienen la intención de tomar tal compromiso aunque, en la práctica, el proceso de adhesión de Ucrania a la alianza militar, si bien está oficialmente abierto, parece congelado. 

El presidente estadounidense y su homólogo ruso deben tener el martes su tercera conversación desde la investidura de Biden, a principios de año.

El demócrata, de 79 años jamás ha escatimado sus palabras cuando se trata de Putin, dudando que tenga un "alma" e incluso tachándolo de "asesino" en público.

También quiere mostrarse como paladín de la democracia en el mundo, una posición difícil de mantener si Estados Unidos cierra sus ojos a un nuevo ataque de Rusia a Ucrania. 

No obstante, Biden espera, o al menos esperaba hasta ahora, establecer una relación "estable y previsible" con Rusia. 

De su lado, Putin desea certificar a Rusia como una potencia en el juego geopolítico mundial, hoy dominado por la rivalidad entre China y Estados Unidos. 

Ucrania está desgarrada desde 2014 por una guerra que ha dejado más de 13.000 muertos entre Kiev y separatistas prorrusos en el este del país, donde Moscú es acusada por los países occidentales de estar involucrado en el enfrentamiento. 

El conflicto comenzó tras la anexión militar efectuada por Rusia de la península de Crimea. 

Comentarios