Escucha esta nota aquí

Tras meses de gestiones, Estados Unidos enviará hoy 3,5 millones de dosis de vacunas Moderna a Argentina, confirmaron fuentes de la Casa Blanca. Se trata de la mayor donación del gobierno de Joe Biden a un país de América Latina hasta el momento, informó el medio argentino La Nación.

Hoy, dos vuelos de Aerolíneas Argentinas partirán desde Memphis, Tennessee, con las dosis de la vacuna de Moderna hacia el aeropuerto de Ezeiza. Las vacunas, que se obtuvieron a través de un convenio bilateral, llegarán mañana.

La primera entrega de vacunas del gobierno de Biden se concretó recién después de un giro decisivo: la aprobación parlamentaria del Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente argentino, Alberto Fernández, que modificó la legislación del país para poder cerrar acuerdos con los laboratorios de Estados Unidos. Luego de la firma del decreto, el gobierno de este país firmó el primer contrato de compra con Moderna, que enviará otras 20 millones de dosis durante el primer trimestre del año próximo. El gobierno de Biden despachó la donación luego de ese acuerdo.

“Como dijo el presidente, Estados Unidos será el arsenal de vacunas en nuestra lucha contra el Covid-19. Estamos orgullosos de poder entregar estas vacunas seguras y efectivas a la gente de Argentina”, dijo un funcionario de la Casa Blanca. “Compartimos estas dosis para no obtener favores ni obtener concesiones. Nuestras vacunas no vienen con condiciones. Lo hacemos con el objetivo singular de salvar vidas”, agregó.

A diferencia de lo que ocurrió con la llegada de otras vacunas, Argentina dejó esta vez el anticipo de la donación en manos del gobierno de Estados Unidos por pedido de la Casa Blanca. Las gestiones quedaron en manos de la ministra de Salud argentina, Carla Vizzotti, y el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello.

Moderna desarrolló su vacuna junto con científicos del Instituto Nacional de la Salud (NIH, según sus siglas en inglés), y gracias a un respaldo del gobierno federal de más de dos mil millones de dólares a través de la Operación Warp Speed que implementó Donald Trump. La vacuna se aplica en dos dosis con una diferencia de 28 días. Al igual que la vacuna de Pfizer-BioNTech, fue diseñada con el método ARN mensajero, o ARNm. 

Los estudios clínicos arrojaron una efectividad del 94% para prevenir Covid-19 dos semanas después de la segunda dosis.

Hasta ahora, 14 países habían recibido más de 18 millones de dosis en la región como parte de la “diplomacia de las vacunas” que realiza la Casa Blanca, con cuotas que oscilaron entre 500.000 y tres millones de dosis: México, Canadá, Colombia, Perú, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Brasil, Honduras, El Salvador, Haití, Guatemala y Costa Rica. Brasil había recibido el envío más grande hasta ahora: tres millones de dosis de la vacuna monodosis de Johnson & Johnson.

En Estados Unidos, el gobierno federal autorizó el uso de emergencia para la vacuna Moderna para los adultos, pero aún debe aprobarla para los menores de 18 años. Moderna ya ha dicho que su vacuna es efectiva entre los adolescentes, y está a la espera de esa autorización.

El gobierno de Joe Biden había dejado en claro al anticipar la donación que los países debían tener aprobado el marco legal y regulatorio necesario para cada vacuna. Al principio, el Gobierno confiaba en recibir dosis de AstraZeneca, que también se produce en Estados Unidos. 

Pero la Casa Blanca decidió este mes que por el momento solo donaría las tres vacunas totalmente aprobadas en el país. Luego de que el gobierno argentino modificó todo el andamiaje legal a partir del decreto de Alberto Fernández, la donación finalmente se concretó.

El envío del gobierno de Joe Biden a la Argentina es el más alto de todos los que fueron anunciadas para América latina. La Argentina es el 15º país en la región que recibe una donación de vacunas por parte de Estados Unidos.

La llegada de la vacuna Moderna permitirá reforzar la campaña de vacunación local, que marcha rezagada respecto de otros países del continente. Si bien Argentina ya vacunó con una dosis a casi la mitad de la población –más que Brasil, México o Colombia en la región–, apenas el 11% ya completó el tratamiento, muy por debajo de los países desarrollados que acapararon las vacunas, pero también por detrás de Brasil, México o Colombia. Los dos países más avanzados en la región son Uruguay y Chile.

El gobierno de Fernández mantiene negociaciones con los otros dos laboratorios norteamericanos, Pfizer y Johnson & Johnson, cuya vacuna es más barata, más fácil de transportar, y solo requiere una dosis. De hecho, con la cantidad de vacunas que recibieron Brasil y Colombia, podrán inocular a más personas que la Argentina con las dosis de Moderna.


Comentarios