Escucha esta nota aquí

La economía de Estados Unidos muy probablemente necesite otra inyección de ayuda del gobierno federal, consideró hoy jueves el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en medio de planes de la Casa Blanca para un pronto reinicio de las actividades, paralizadas desde mediados de marzo por la pandemia de coronavirus.

"Creo que existe una fuerte probabilidad de que necesitemos otra ley", más allá de los 3 billones de dólares ya aprobados por el Congreso que "estamos bombeando a la economía", dijo Mnuchin. 

"Vamos a revisar cuidadosamente las próximas semanas (...) y decir muy claramente cómo necesitamos gastar más dinero y si necesitamos hacerlo", apuntó, en un evento organizado por The Hill, una publicación informativa centrada en el Congreso. 

Sin embargo, el jefe del Tesoro del gobierno republicano rechazó el nuevo plan de ayuda por 3 billones de dólares recientemente aprobado por la Cámara de Representantes controlada por la oposición demócrata, calificándolo de "proyecto de ley partidista". 

"Eso no es algo en lo que nos estamos enfocando en este momento", expresó Mnuchin sobre el paquete.

La nueva legislación propuesta por la oposición incluye 1 billón de dólares para gobiernos estatales y locales, otra ronda de desembolsos en efectivo a millones de familias estadounidenses afectadas, fondos para hospitales, pago de primas de riesgo para trabajadores de salud y ayuda para pequeñas empresas devastadas, medidas que muchos economistas han estado pidiendo. 

Por su parte, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo esta semana que podría necesitarse ayuda adicional, y argumentó que valdría la pena a pesar del costo si pudiera evitar un colapso económico más severo. 

Pero Mnuchin señaló que hay tiempo antes de decidir una nueva ronda de medidas, ya que aún falta volcar a la economía gran parte de los fondos iniciales.

El secretario del Tesoro reconoció que la contracción del PIB en el segundo trimestre "obviamente será terrible" por las medidas de contención del virus, pero espera ver un repunte "gigantesco" del crecimiento económico en el cuarto trimestre del año.