Escucha esta nota aquí

El medicamento contra la malaria, a menudo alabado por Donald Trump, había sido autorizado urgentemente a fines de marzo en el mercado americano, pero después de nuevos resultados, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció el lunes 15 de junio que la administración oral del producto es probablemente ineficaz e incluso peligrosa en algunos casos.

Estados Unidos retiró la autorización de urgencia de dos tratamientos contra el Covid-19 defendidos por el presidente Donald Trump, ante su falta de eficacia y preocupaciones sobre sus riesgos.

 Riesgos potenciales

"Ya no es razonable creer que las fórmulas orales HCQ (hidroxicloroquina) y CQ (cloroquina) sean efectivas en el tratamiento de la Covid-19", escribió Denise Hinton, científica principal de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en una carta.

"Tampoco es razonable creer que los beneficios conocidos y potenciales de estos productos exceden su riesgo conocido y potencial", señaló al anunciar el fin de su uso de emergencia.

La FDA había dado luz verde a fines de marzo para que estos tratamientos antipalúdicos se prescribieran, solamente en hospitales, a pacientes contaminados por el nuevo coronavirus.

Trump y la hidroxicloroquina

Donald Trump puso grandes esperanzas en la hidroxicloroquina, cuya eficacia contra la Covid-19 nunca fue demostrada con argumentos rigurosos.

"Hay una buena posibilidad de que pueda tener un gran impacto. Sería una bendición si funcionara", había señalado el magnate.

El propio presidente republicano más tarde se sometió al tratamiento preventivo con hidroxicloroquina durante dos semanas.

Pero la FDA advirtió el 25 de abril contra el uso de los dos antipalúdicos "fuera de un hospital o ensayos clínicos debido al riesgo de trastornos del ritmo cardíaco".

Francia, donde un controvertido médico, el profesor Didier Raoult, defendió y destacó la hidroxicloroquina, prohibió su uso el 28 de mayo en el tratamiento contra el coronavirus.