Escucha esta nota aquí

Estados Unidos prometió ayer sancionar a funcionarios de Cuba señalados de violaciones de los derechos humanos durante las recientes protestas en la isla caribeña, las mayores luego de más de seis décadas bajo la égida comunista, mientras Cuba acusó a EEUU de presiones en OEA.

“Como ordenó el presidente Joe Biden, aplicaremos sanciones de gran impacto a autoridades cubanas que orquestaron estas violaciones de derechos humanos”, dijo la jefa de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica, Julie Chung, en un tuit.

Chung, secretaria adjunta para las Américas del Departamento de Estado, publicó además una foto junto a la opositora cubana Rosa María Payá, hija del fallecido activista Oswaldo Payá, con quien dijo que se reunió para conversar “sobre este momento inédito para el pueblo cubano y la urgencia de tomar acción y hacer rendir cuentas”.

Miles salieron a las calles en ciudades y municipios de toda Cuba el 11 de julio al grito de “¡Tenemos hambre!”, “¡Libertad” y “¡Abajo la dictadura!”, en medio de la peor crisis económica de la isla en décadas y de un fuerte aumento de los contagios y muertes por covid-19.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un órgano de la Organización de Estados Americanos (OEA), describió las manifestaciones como “pacíficas” y condenó “la represión estatal y el uso de la fuerza” en las mismas.

En un comunicado la semana pasada, la CIDH reportó al menos un fallecido y 151 personas detenidas o con paradero desconocido como consecuencia de su participación en las marchas. También describió varias agresiones por parte de la policía a periodistas y corresponsales.

“Nos enfocaremos en aplicar sanciones fuertes al régimen oficial responsable de la brutal represión”, aseguró Chung este miércoles en otra serie de tuits.

“Los funcionarios cubanos responsables de la violencia, represión y violación de derechos humanos en contra de los manifestantes pacíficos en Cuba deben rendir cuentas”, añadió.

Durante la administración de Donald Trump, Estados Unidos castigó a varios funcionarios de alto rango del gobierno cubano.

En enero, cinco días antes de la investidura de Biden, el Tesoro sancionó al ministro del Interior cubano, Lázaro Alberto Álvarez.

Cuba denuncia presiones

Cuba denunció ayer que Estados Unidos está circulando una carta entre países de América Latina, ejerciendo “brutales presiones” para convertirla en una declaración de la OEA, contra el gobierno cubano por lo ocurrido en las protestas del 11 de julio en la isla.

“Denuncio que Dpto. Estado EEUU ejerce brutales presiones sobre gobiernos de un grupo de Estados de la OEA , forzándolos a sumarse a esta declaración o emitir una similar”, dijo en un tuit el canciller, Bruno Rodríguez.

El ministro “emplazó” al secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, a que reconozca o desmienta la autenticidad de esa carta.

“Hemos conocido que EEUU intenta imponer este texto” y que ha circulado en varias capitales de la región, dijo de su lado a la prensa, Eugenio Martínez Enríquez, director de América Latina y el Caribe de la cancillería cubana.

La dependencia entregó a los periodistas una copia de ese texto en una hoja sin firma, fecha o membrete, en el que se condena a La Habana por “arrestos y detenciones masivas de los manifestantes”. La misiva también exige “poner en libertad a los detenidos por ejercer el derecho a las protestas pacíficas”.

Comentarios