Escucha esta nota aquí

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, exhortó este lunes a reducir la "carga de la deuda" de los países pobres, destacando que la moratoria acordada a instancias del G20 no es suficiente

"La suspensión del servicio de la deuda es un recurso temporal importante, pero no es suficiente", declaró Malpass en un conversatorio virtual en Fráncfort antes de las reuniones de otoño boreal del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El directivo señaló que hay "demasiados acreedores" que no participan en la moratoria, lo que hace que el alivio de la deuda sea muy "superficial" como para responder a las necesidades presupuestarias de los países. 

Una iniciativa para suspender el servicio de la deuda fue anunciada en abril y entró en vigor el 1 de mayo durante un año. 

Esta iniciativa beneficia a más de 70 países pobres, incluidos Honduras, Haití y Nicaragua, y el Banco Mundial y el FMI quieren prolongarlo hasta finales de 2021. 

Malpass reiteró que el acuerdo contempla diferir el pago pero no reducir el monto de la deuda. 

"Teniendo en cuenta la intensidad de la pandemia, deberíamos actuar de forma urgente para reducir significativamente la deuda de los países con problemas de sobreendeudamiento", indicó.

La semana pasada, la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, advirtió en igual sentido, del riesgo de moratoria de muchos países, si las medidas temporales de alivio de deuda no se prolongan y si no se revisan los contratos.

Malpass pidió que participen todos los acreedores y que haya una transparencia total sobre los términos de la deuda existente. 

El FMI y el Banco Mundial celebran sus reuniones de otoño boreal la próxima semana en Washington, la segunda cita semestral virtual debido a la pandemia. 

Malpass volvió a reiterar que la pandemia borró los progresos logrados en varias décadas de lucha contra la pobreza en el mundo. 

"Las nuevas proyecciones del Banco Mundial sobre la pobreza sugieren que de aquí a 2021, entre 110 a 150 millones de personas más van a caer en la pobreza extrema, pasando a vivir con menos de 1,9 dólares por día", explicó.

El jefe del banco explicó que esto implica que más de 1,4% de la población mundial esté en situación de pobreza extrema.