Escucha esta nota aquí

El cacique Raoni Metuktire, ícono de la lucha por la conservación de la Amazonía en Brasil, recibió este sábado el alta médica tras ser internado en un hospital hace una semana y agradeció todo el apoyo recibido durante su convalecencia.

"Quiero agradecer a todos los que me apoyaron, que escucharon todos los días sobre mí, sobre mi salud. Les agradezco, ahora estoy curado", dijo el líder kapayó en una breve declaración en el hospital donde fue atendido, según la traducción de su nieto Patxon Metuktire.

En silla de ruedas y visiblemente demacrado, el cacique de unos 90 años apareció en una conferencia de prensa en el hospital Dois Pinheiros de Sinop, en el estado Mato Grosso, donde fue tratado desde el sábado de úlceras gástricas, una infección intestinal y anemia.

"Todavía está un poquito débil porque está terminando de recuperarse, pero está lo suficientemente fuerte para continuar liderando a su pueblo", dijo el médico Douglas Yanai, parte del equipo de ocho especialistas que lo trató.

Raoni viajará luego en un avión de la gobernación de Mato Grosso hasta su comunidad, Metuktire, en el territorio Xingú, informó el hospital.

Según los médicos, Raoni sufrió un agravamiento de las úlceras que tenía por su falta de alimentación debido a un "cuadro de tristeza profunda" tras la muerte por derrame cerebral de su esposa Bekwyjka, su compañera durante 60 años, el 23 de junio.

"Nuestra conclusión es que tuvo una mezcla de acontecimientos. El fallecimiento de su esposa generó un cuadro de tristeza profunda en el cacique" que sumada a una "alimentación irregular" agravó las úlceras, dijo Yanai.

"Había riesgo de vida para él porque era un cuadro que inspiraba bastantes cuidados".

En su breve declaración, Raoni hizo un llamado a respetarse los unos a los otros porque la enfermedad llega sin aviso y puede afectar a familiares y amigos.

"Quería decirles que la enfermedad llega cualquier día y ataca a alguien de nuestra familia, quiero que todas las personas piensen en eso. Amemos, respetemos al otro, porque no sabemos si mañana nuestros amigos van a enfermarse. Debemos estar juntos", expresó.

Caracterizado por sus coloridos tocados de plumas y el gran disco insertado en su labio inferior, Raoni recorrió el mundo durante las últimas tres décadas para crear conciencia sobre la amenaza de destrucción de la Amazonia.

Llegó a ser acusado por el presidente Jair Bolsonaro de estar al servicio de potencias extranjeras.