Escucha esta nota aquí

El cardenal australiano George Pell, absuelto en un caso de pedofilia en Australia y quien recién llegó a Roma, afirma en un libro escrito en la cárcel que su "conservadurismo" pudo "exacerbar la hostilidad popular".

En extractos publicados el jueves en el mensual religioso italiano "Il Timone", el exsecretario de economía del papa Francisco relata su estancia en una celda de prisión de Melbourne, de siete metros por dos, en la misma sección que un "terrorista musulmán" junto a otros detenidos que "gritaban desesperadamente por la noche".

El cardenal, que en marzo de 2019 relató su emoción al recibir un día 80 cartas de apoyo, confirma su gran apego a los valores conservadores de la Iglesia y estima que sus posiciones pueden haberle perjudicado.

"Mi conservadurismo social y la defensa de la ética judeocristiana han exacerbado la hostilidad popular, sobre todo entre los laicos militantes", considera.

El cardenal, que en 2002 se negó a dar la comunión en Australia a parejas homosexuales, comenta con preocupación la legalización en su país de los matrimonios del mismo sexo que se produjo en 2017 tras un referéndum. 

Su libro se publicará en inglés en Estados Unidos en la editorial Ignatius Press la próxima primavera boreal.

El exsecretario de Economía del papa Francisco llegó el miércoles a Roma desde Australia, después de tres años de ausencia.

El cardenal fue condenado en marzo de 2019 a seis años de prisión por violaciones y agresiones sexuales a dos monaguillos en 1996 y 1997 en la catedral de San Patricio de Melbourne, de la que era arzobispo.

Su condena, confirmada en apelación, fue finalmente revocada por el Tribunal Superior de Australia, que lo absolvió en abril de cinco cargos de violencia sexual, por el beneficio de la duda.

Pell estuvo encarcelado más de un año.