Escucha esta nota aquí

Entre selfis, banderas chinas y medidas de seguridad, los habitantes de  Chengdu, en el sudoeste de China, aprovechaban su domingo para inmortalizar al consulado de Estados Unidos antes de su cierre, ordenado por Pekín en represalia a una medida idéntica de Washington.

La tensión entre China y Estados Unidos, ya alimentada por las disputas comerciales y las acusaciones mutuas sobre el origen de la pandemia de covid-19, ha aumentado en las últimas semanas con la imposición por parte de Pekín de una ley de seguridad nacional en Hong Kong.

Además, Estados Unidos acusa a Pekín de violación de los derechos humanos contra la minoría uigur en Xinjiang, en el noroeste de China.

A todo ello se añadió la decisión de Donald Trump de cerrar la misión diplomática china en Houston, en medio de acusaciones mutuas de espionaje dignas de la Guerra Fría.

El viernes China replicó con una medida similar contra el consulado estadounidense en Chengdu, urbe de 16,5 millones de habitantes.

Fotos y tensión 

Este domingo, un flujo ininterrumpido de curiosos se agolpaba frente al consulado para hacerse una foto, en medio de familias que paseaban a sus hijos.

Los alrededores del edificio estaban sin embargo rodeados de un importante dispositivo de seguridad, según constataron los periodistas de la AFP.

Y una cierta tensión era palpable en el seno de las fuerzas de seguridad, que no toleraban ningún gesto provocador o señal de alegría demasiado excesiva ante la partida de los estadounidenses.

Una paseante que se disponía a entonar un canto nacionalista fue rápidamente instada a guardar silencio, según un video divulgado por las redes sociales.

Los periodistas de la AFP vieron además cómo una pancarta era confiscada por la seguridad. Sin embargo, un vecino pudo desplegar en su balcón una imponente bandera china y gritar el nombre de su país.

China no ha precisado el plazo en el que será cerrado el consulado de Chengdu. Pero el sábado la insignia estadounidense fue retirada y un autobús con cristales oscuros fue visto este domingo abandonar el recinto diplomático, bajo los abucheos de parte del público.

"Respuesta legítima" 

Estados Unidos, además de la embajada en Pekín, cuenta con cinco consulados en China continental (Cantón, Shanghái, Shenyang, Chengdu, Wuhan) y uno en Hong Kong. 

El de Chengdu, inaugurado en 1985, cubre el suroeste de China, incluida la región autónoma del Tíbet

La decisión de cerrar el consulado estadounidense en Chengdu constituye "una respuesta legítima y necesaria a las medidas no razonables de Estados Unidos", recalcó el ministerio chino de Relaciones Exteriores el viernes en un comunicado

La reacción de China parece no obstante relativamente moderada: algunos nacionalistas chinos habían pedido en las redes sociales que el régimen comunista cerrara el consulado de Estados Unidos en Hong Kong, lo que habría alentado aún más la escalada.

Este territorio autónomo chino ha sido escenario el año pasado de importantes manifestaciones contra el poder  central. Y Pekín ha expresado la sospecha de que Estados Unidos ha estado detrás de estas manifestaciones.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, había declarado el jueves que el consulado de China en Houston era "un centro de espionaje" chino y "de robo de propiedad intelectual" estadounidense.

Por su lado, en  2013, China había pedido explicaciones a Estados Unidos tras la publicación en la prensa de un mapa, divulgado por el lanzador de alertas Edward Snowden, mostrando los lugares de espionaje estadounidense en el mundo. El consulado de Chengdu figuraba entre ellos.