Escucha esta nota aquí

La falta de segundas dosis de la vacuna rusa Sputnik V no es solo un problema para Bolivia. También lo espera el país vecino de Argentina. La dificultad para contar con el componente 2 y de esta manera completar los esquemas de vacunación de la población argentina trae consigo una carta con un duro mensaje que fue filtrado en las últimas horas, los cuales envuelven al gobierno de Alberto Fernández con el de Vladimir Putin, de Rusia.

Fue específicamente Cecilia Nicolini, asesora del presidente Fernández, quien confirmó la veracidad de la misiva y quien redactó la misma, que fue enviada por correo electrónico a Anatoly Braverman, la mano derecha del titular del Fondo Ruso de Inversión.

Nicolini fue una de las responsables de la negociación con Rusia para la adquisición de vacunas que desarrolla el Instituto Gamaleya y dio cuenta de la situación "crítica" que atraviesan los argentinos al no poder recibir la segunda dosis.

La carta estaba dirigida a  a Anatoly Braverman, segundo de Kirill Dmitriev, CEO del organismo, uno de los párrafos más contundentes del correo electrónico advierte: "Respondimos siempre haciendo todo lo posible para que Sputnik V sea el mayor éxito, pero nos están dejando con muy pocas opciones para continuar peleando por ustedes y por este proyecto. Y como también mencioné una vez, estamos soportando persecuciones legales como funcionarios públicos debido a estas demoras, poniendo en riesgo nuestro Gobierno".

​​Según publicó La Nación, el e-mail comienza con un fuerte reproche: "Como le mencioné hoy, estamos en una situación muy crítica. Teníamos la esperanza de que, después de la conversación que tuvimos con vos, Carla (Vizzotti), Kirill y yo un par de semanas atrás, las cosas iban a mejorar. Pero empeoraron". Y demanda el envío urgente de al menos un millón de las unidades que están pendientes.  ​​​​

Según datos oficiales, en el país vecino se aplicaron 9.375.670 dosis del componente 1 y 2.493.160 del componente 2. Así, son 6.882.510 las personas que esperan poder completar el esquema de vacunación.

"A estas alturas todo el contrato está en riesgo de ser públicamente cancelado. Entendemos el faltante y las dificultades de producción de algunos meses atrás. Pero ahora, 7 meses después, todavía estamos muy atrás, mientras estamos empezando a recibir dosis de otros proveedores en forma regular, con cronogramas que se cumplen", continúa el reclamo

Al respecto, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseguró que la carta de la asesora presidencial que salió a la luz pública representa una “práctica habitual” en el medio de las negociaciones de todos los países del mundo con los laboratorios productores: “Si no lo hacemos nosotros, lo hacen otros”, apuntó.

Esas “presiones” quedan de manifiesto en la carta: Nicolini amenaza con romper relaciones con los rusos y firmar acuerdos con laboratorios de Estados Unidos, según Infobae.

La ministra de Salud reconoció que tanto ella como Nicolini son las dos responsables del Estado argentino en mantener este tipo de negociaciones con los laboratorios productores de vacunas, así como se encargan de controlar y hacer que tengan que cumplir los contratos establecidos.

También menciona Nicolini la "decepción" de Alberto Fernández ante el incumplimiento de Rusia en los plazos para aprobar las dosis que desarrolló el laboratorio argentino, de acuerdo con el Clarín.


En el cierre de la carta, Nicolini insiste en el incumplimiento de Rusia en el envío de dosis según lo estipulado en el contrato y advierte que los funcionarios son víctimas de "persecuciones legales" que ponen "en riesgo" al Gobierno.

Situación en Bolivia

En Bolivia también escasean las segundas dosis y el tema fue admitido por el Gobierno. El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, reconoció que las segundas dosis de la vacuna rusa llegarán con algunos días de retraso.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Luis Larrea, calificó como una "chacota" que el Ministerio de Salud no tenga alternativas y mecanismos claros ante la ausencia de los inmunizantes que son enviados desde el exterior, por lo que considera que las autoridades de la Asamblea Legislativa y los ciudadanos afectados están en su obligación y derecho de impulsar juicios contra el Estado por atentado contra la salud.

"No podemos ser 'conejillos de india'; las personas que no tienen su segunda dosis deberían demandar al Estado porque están jugando con sus vidas. Dicen que se puede esperar hasta 180 días, mañana pueden ser 300", matizó Larrea en conferencia de prensa.

En las últimas horas, Blanco informó que el Fondo Ruso de Inversión anunció que el plazo entre la primera y la segunda dosis de la vacuna Sputnik V puede extenderse hasta los 180 días y que la vacuna sigue siendo efectiva.

Comentarios