Escucha esta nota aquí

Fernando Rodríguez recorrió varias tiendas de su barrio en Ciudad de México en busca de cerveza para una fiesta virtual, su única forma de celebrar ante la amenaza del coronavirus. Cuando la encontró, pagó casi el doble de su precio habitual.

"En una tienda (...) las tenían escondidas. Me dijeron que me las podían vender a un precio mucho más caro. Era de las últimas que les quedaban", cuenta Rodríguez a la AFP. 

Compró una 'caguama' -popular presentación de 1,2 litros- por 60 pesos (unos 2,5 dólares), que normalmente cuesta unos 33 pesos (1,38 dólares).

Su problema es casi generalizado en México, donde el Gobierno ordenó suspender la producción de cerveza ante la pandemia, que suma 27.634 infectados y 2.704 fallecidos, por considerarla una actividad económica no esencial.

Los mayores productores del país, Grupo Modelo -que fabrica la popular Corona y es propiedad del gigante belga Anheuser-Busch InBev-, y Heineken, con marcas como Tecate y Sol, pararon a inicios de abril. 

Sin embargo, Constellation Brands, que fabrica en México marcas del Grupo Modelo como Corona y Victoria exclusivamente para el mercado estadounidense, continúa operando, según la agencia Bloomberg.

Por un tiempo, las tiendas vendieron el inventario disponible, pero ahora sus refrigeradores están semivacíos y las pocas 'chelas' que quedan se venden con sobreprecio. 

#ConLaCervezaNo 

El desabastecimiento no es poca cosa en un país donde el 70% de los hogares compra cerveza, según la consultora Kantar World Panel.

Tras la parálisis, en redes sociales se impuso el hashtag #ConLaCervezaNo, mientras florece un mercado informal en internet, especialmente en Facebook.

"Lo que hay es una venta que está ya en manos de la especulación, del mercado negro", dice Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes.

¿Cuándo habrá cerveza? 

Según la Cámara de Cerveceros de México, en 2018 este país fue el cuarto productor mundial de cerveza con más de 12.000 millones de litros por año, un negocio millonario.

Por ello, Grupo Modelo y Heineken dicen estar atentas a la luz verde del Gobierno. La Procuraduría Federal del Consumidor, agencia oficial que vela por los derechos de los consumidores, estimó que a mediados de mayo puede reactivarse la producción. 

"Hay una fuerte presión por las últimas reservas", dijo el titular del organismo, Ricardo Sheffield, a la televisora Milenio. "Creo que a mediados del mes de mayo encienden el botón".