Escucha esta nota aquí

Desde la explosión de los precios de los geles desinfectantes hasta ladrones que se hacen pasar por voluntarios de la Cruz Roja, la epidemia del nuevo coronavirus se ha convertido en un lucrativo negocio para delincuentes italianos.

Desde fines de la semana pasada, la península ha registrado un aumento espectacular de casos, convirtiéndose así en el país de Europa más afectado por el coronavirus

Este miércoles, el balance ascendía a más de 325 casos, entre los cuales 11 fallecieron, la gran mayoría en Lombardía, región de la capital económica del país, Milán. 

Frente a la epidemia, los italianos se lanzaron a comprar máscaras protectoras y geles desinfectantes, lo que provocó una gran escasez en farmacias y supermercados del norte del país.

Los ladrones y listillos intentaron rápidamente hacer su agosto en febrero y sacar provecho de la situación. 

Este martes de mañana, un internauta ofrecía una botella de un litro de la solución antibacteriana "Amuchina" por ¡300 euros! en el sitio de venta en línea Ebay. Por un desinfectante para bebés, Neo baby, hay que pagar no menos de 240. 

El fenómeno es tal que desencadenó bromas y fotos humorísticas en las redes sociales: "Intercambio Amuchina 5 litros por Audi R5S 2019. También acepto Audi RS5 de 2016, más 65,000 euros", o esta transacción imaginada entre un distribuidor de drogas y un comprador, P: "¿Qué quieres: hachís o cocaína?". R: "Gel Amuchina". 

Pero la subida "a niveles astronómicos" de los precios de estos productos higiénico-sanitarios, en cambio no hace reír a las asociaciones de defensa del consumidor, como CODACONS.

 Además de la Amuchina (650% más por la botella que es vendida a 22,50 euros en lugar de a 3 euros, por lo general), CODACONS informó de un salto del 1.700% del precio de las máscaras, que ahora se comercializan en línea a 1,80 euros, contra 10 céntimos antes de la "psicosis" colectiva.

Incluso, menciona un lote de cinco máscaras con válvula presentadas en Amazon como "ideales para el coronavirus", por 189 euros.

"Charlatanes" 

"Se trata de una especulación vergonzosa con el objetivo de sacar provecho del miedo de la gente", destaca CODACONS, que presentó una denuncia ante la Fiscalía de Roma y a la policía financiera, solicitando el cierre de las webs incriminadas. 

"Si los gigantes del comercio en línea no retiran de maner automática las páginas donde se hacen estas especulaciones, son cómplices de estafa", advierte. 

La Fiscalía de Milán, por su parte, ha aceptado esta querella, y el lunes abrió una investigación contra X por "maniobra especulativa", encargando a la policía revisar los sitios en línea, pero también comercios y depósitos, para controlar si hay productos ocultos que fomenten la especulación. 

"Estamos evaluando la hipótesis de adoptar normas para contener los precios de desinfectantes y máscaras para impedir aumentos injustificados", anunció este martes la viceministra de Economía, Laura Castelli. 

Otro fenómeno: ladrones que se hacen pasar como si fueran voluntarios de la Cruz Roja, miembros de los servicios de salud o de Protección Civil, que realizan pruebas en las casas para verificar una eventual contaminación. Su objetivo: mientras uno realiza el supuesto análisis, otro roba dinero o joyas.

 La Cruz Roja y Protección Civil han informado que no realizan ninguna operación puerta a puerta, instando a los italianos que sean "prudentes" y que alerten a la policía en caso de tales visitas. También están quienes ofrecen "curas milagrosas".

 "Algunos productos homeopáticos o naturales son ofrecidos por Internet, argumentando que pueden prevenir infecciones o curar el coronavirus", señaló a la AFP Pier Luigi Lopalco, profesor de Higiene y Medicina Preventiva de la universidad de Pisa. 

"Estos productos no tienen ninguna eficacia clínica", y quienes los ofrecen son claramente "charlatanes", advierte el científico.