Escucha esta nota aquí

La epidemia del nuevo coronavirus ya deja más de 5.000 muertos en todo el mundo y el número de infectados sigue creciendo, mientras los dirigentes internacionales reaccionan de diferentes maneras ante esta crisis, que obliga a millones de personas a quedarse en sus casas y cambiar radicalmente sus costumbres para evitar el contagio.

Las escuelas, los bares, los museos y otros lugares públicos cierran, las bodas, los partidos de fútbol y los espectáculos se posponen y casi nadie va ya a los funerales. Millones de personas anulan sus viajes y limitan sus desplazamientos y los países se blindan.

Con 143.386 personas infectadas y 5.370 muertes, la pandemia de Covid-19 no conoce fronteras ni barreras sociales y afecta cada día a nuevos países y territorios. Entre los contagiados hay también ministros, actores y deportistas de élite.

En Italia, con 1.266 muertos y 17.660 casos, Roma se ha convertido en una ciudad fantasma. Todos los comercios, salvo los considerados esenciales, están cerrados y los habitantes están en sus casas. Las iglesias cerraron sus puertas hasta el 3 de abril.

En España, segundo país de Europa más afectado por la pandemia después de Italia, las autoridades pusieron en cuarentena cuatro localidades de la región de Cataluña y anunciaron el cierre de escuelas y universidades en todo el territorio. Hay ya 5.232 casos y 122 fallecidos.

Francia, con 3.664 contagios y 79 muertos, se unirá a partir del lunes a los países que decidieron cerrar todos los centros educativos. En un discurso, el presidente Emmanuel Macron anunció medidas excepcionales, pero no suspendió las elecciones municipales del domingo.

Otros países europeos, como Eslovaquia y República Checa, establecieron por su cuenta cierres de frontera y prohibición de entrada para los viajeros de ciertos países.

En la región

En América Latina, países como Argentina, Chile, Colombia, Venezuela o Perú decretaron también anulaciones de vuelos, cuarentenas obligatorias y restricciones para los viajeros que provengan de Europa, China y otras zonas afectadas por el Covid-19. En la región hay oficialmente tres muertos y unos 270 contagios.

Ecuador reportó ayer la primera muerte por el nuevo coronavirus, una mujer de 71 años que había viajado desde España y que había sido el primer caso conocido en el país. Por su lado, en Argentina un hombre de 61 años contagiado que había viajado a Europa se convirtió en la segunda víctima fatal. Se trata del quinto fallecimiento registrado en América Latina.

Por otro parte, en EEUU la vida cotidiana de millones de personas ha resultado alterada debido al nuevo coronavirus: se han anulado innumerables eventos deportivos y espectáculos, muchas escuelas cerraron y la gente trabaja desde su casa.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, prohibió todas las aglomeraciones de más de 500 personas. Los 41 teatros de Broadway, con esa capacidad o mayor, cerraron sus puertas.

La gran mayoría de los supermercados se han visto desbordados de compradores que buscan principalmente alcohol en gel, papel higiénico y productos bebibles y comestibles, en frenéticas jornadas que han dejado desabastecidos a estos centros comerciales.

Comentarios