Escucha esta nota aquí

Los mercados en Argentina abrieron ayer la semana previa a las elecciones presidenciales con una creciente demanda de dólares, bonos a la bajada y el riesgo país en alza a medida que va en aumento la incertidumbre de los inversores sobre el rumbo que tomará la economía argentina tras los comicios. Mauricio Macri y Alberto Fernández cruzaron duras acusaciones a pocos días de las elecciones. 

En el mercado de cambios, el precio del dólar estadounidense subió cincuenta centavos, hasta los 57 pesos para la compra y 60,50 para la venta en el estatal Banco Nación, pero en bancos privados y casas de cambio la divisa estadounidense cerró en torno a los 61,95 pesos para la venta. 

La creciente demanda de dólares obligó al Banco Central a intervenir en la plaza y a convalidar tasas del 68% al colocar letras para absorber pesos argentinos y evitar su huida a la divisa estadounidense.

 “La incertidumbre electoral, el alto nivel de inflación, la escasa demanda de pesos y la falta de rumbo claro para la economía hace que los inversores se refugien en el dólar”, señaló ayer el economista Salvador Di Stefano

El fenómeno no es nuevo: la demanda de dólares ya había sido creciente antes de las primarias de agosto, elecciones tras las cuales el tipo de cambio sufrió un brusco salto que obligó al Gobierno de Mauricio Macri a imponer en septiembre un control de cambios. Las restricciones a la compra de dólares han hecho revivir mercados alternativos, como el informal y los mecanismos financieros más sofisticados para hacerse de divisas. 

En la plaza informal, el dólar cerró a 66,20 pesos para la venta, un 9,4 % más que el tipo de cambio oficial. En tanto, el denominado dó- lar “contado con liquidación” (CCL) -que consiste en comprar localmente con pesos argentinos acciones o bonos y venderlos, en dólares, en Wall Street- cotizaba a 74,73 pesos.

 En tanto, en el mercado de títulos públicos, los bonos argentinos abrieron la semana con tendencia a la baja, con pérdidas promedio del 1%, mientras que el índice de riesgo país subía ayer 60 puntos básicos, hasta las 2.108 unidades. En este segmento persisten las dudas entre los inversores sobre el tenor que finalmente tendrá la renegociación que los dos principales competidores del próximo domingo, el presidente Mauricio Macri y el peronista Alberto Fernández, plantean encarar con los acreedores privados.

Duro cruce

El próximo domingo los argentinos votarán para elegir a su presidente en unas elecciones que tienen a Fernández como favorito ante un Mauricio Macri que ha llevado su campaña electoral por todo el país en un intento de “dar la vuelta” a los pronósticos negativos y buscar la reelección. 

El presidente argentino y el candidato presidencial peronista, favorito en los sondeos, se lanzaron duras críticas a cuenta de la corrupción en el último debate electoral, que se celebró a una semana de los comicios.