Escucha esta nota aquí

En el nuevo capítulo de la saga TikTok, la red social que se disputan Washington y Pekín desde hace semanas, un juez estadounidense pidió al gobierno de Donald Trump posponer la prohibición de descargar la aplicación de videos cortos, prevista a partir de la noche del domingo.

Una horas antes TikTok, filial de la empresa china ByteDance, indicó que había solicitado al Ministerio de Comercio de China un permiso de exportación de tecnología, pero sin vincular claramente esta iniciativa a una posible venta de la popular aplicación.

A partir del domingo a las 23:59, los usuarios estadounidenses de la plataforma ya no podrán actualizarla, y quienes aún no la tengan ya no podrán descargarla.

Para evitar esta situación, TikTok debería poner sus operaciones bajo el control de Estados Unidos, según el decreto firmado en el verano por Donald Trump, quien acusa sin pruebas a la aplicación de desviar hacia China información de los usuarios.

Pero un juez estadounidense exigió al gobierno de Trump que, antes del viernes a mediodía, posponga ese ultimátum o explique su postura. Si rechaza hacerlo, la corte podría programar una nueva audiencia el domingo por la mañana.

Según el Tesoro, si no se llega a ningún acuerdo, la aplicación podría desaparecer completamente en Estados Unidos a partir del 12 de noviembre.