Escucha esta nota aquí

El ministro brasileño de Medio Ambiente desafió el jueves a Leonardo DiCaprio a "poner su dinero" al servicio de la preservación de la Amazonia, una causa que el actor estadounidense, crítico del gobierno de Jair Bolsonaro, defiende con ardor.

"Querido @LeoDiCaprio, Brasil lanzó el proyecto de preservación 'Adopte un parque', por el cual tú o cualquier empresa o individuo podrán adoptar uno de 132 parques de la Amazonia y patrocinarlo por 10 euros al año por hectárea. ¿Pondrás tu dinero al servicio de tu causa?", tuiteó el ministro, Ricardo Salles, en un mensaje en inglés compartido por el propio presidente Bolsonaro.

DiCaprio compartió el miércoles en esa red social una campaña llamada "Defundbolsonaro.org", lanzada por varias oenegés que piden que cualquier inversión en Brasil dependa de compromisos firmes con la preservación de la Amazonia.

Esa campaña tiene por lema "Bolsonaro prende fuego a la Amazonia. De nuevo. ¿De qué lado estás?".

El mes pasado, el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, invitó a DiCaprio a realizar una travesía de al menos "ocho horas" en la Amazonia para "entender mejor como funcionan las cosas".

El gobierno brasileño busca rebatir las críticas por su apoyo a la apertura de zonas protegidas y de reservas indígenas de la Amazonía a actividades mineras y agropecuarias.

Salles compartió este jueves un video en inglés de una asociación de agricultores del estado de Pará (norte), titulado "La Amazonia no se está quemando".

Pero el video se convirtió en tema de burlas cuando los internautas se percataron de que en sus verdes paisajes aparecía un primate, el tití león dorado (Leontopithecus rosalia), típico de la mata atlántica del litoral brasileño pero ausente de la selva amazónica.

La semana pasada, Bolsonaro calificó de "cáncer" a las oenegés que le atribuyen la responsabilidad por la multiplicación de los incendios y el avance de la deforestación en la Amazonía.

Los satélites del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) detectaron 29.307 focos de fuego en esa región en agosto, apenas 5% menos que en el mismo mes de 2019, cuando el recrudecimiento de los incendios provocó una crisis internacional.

La situación es este año aún más grave en el Pantanal, el mayor humedal tropical del planeta y santuario de la biodiversidad, donde el número de incendios identificados desde enero (12.567) supera ya al de todo el año récord de 2005.