Escucha esta nota aquí

Un día después de tocar tierra en la costa de Luisiana como un huracán de categoría 4 ‘Ida’ continuaba ayer su camino hacia el vecino Misisipi y el interior de Estados Unidos. Lo hacía ya degradado a tormenta tropical pero aún cargado de peligros por los vientos, lluvias torrenciales y marejadas ciclónicas y dejaba tras de sí una visible estela de destrucción y devastación cuyas verdaderas dimensiones van a tardar en conocerse.

Las autoridades inicialmente solo tenían constancia de la muerte de un hombre de 50 años que falleció cuando un árbol cayó sobre su casa.

Más de 1.600 personas iniciaron ayer las tareas de búsqueda y rescate en difíciles condiciones que incluyen graves inundaciones, incendios, edificios derrumbados y carreteras inhabilitadas por la caída de árboles, líneas eléctricas y escombros. La declaración de gran desastre aprobada por el presidente Joe Biden activaba más ayuda federal para iniciar los trabajos de recuperación, que van a ser hercúleos ante una tormenta que, según las primeras valoraciones, puede haber dejado daños que superan los $us15.000 millones.

N. Orleans sin electricidad

El número de muertos por el huracán Ida aumentará “considerablemente”, advirtió ayer el gobernador de Luisiana, que reportó daños “catastróficos” causados por el pasaje del ciclón de categoría 4 por este estado del sur de Estados Unidos.

La principal ciudad de Luisiana, Nueva Orleans, seguía sin electricidad casi 24 horas después de que Ida azotara la costa del estado, exactamente 16 años después que el huracán Katrina tocara tierra causando estragos mortales.

“La mayor preocupación es que todavía estamos realizando búsquedas y rescates y tenemos gente en todo el sureste de Luisiana (...) que está en lugares complicados”, dijo el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, al programa Today el lunes por la mañana.

Ramas, vidrios rotos y otros escombros cubrían el centro de Nueva Orleans, mientras en el turístico Barrio Francés, varios árboles habían sido arrancados.

Ida dejó sin electricidad a toda Nueva Orleans, con más de un millón de propiedades sin energía, según el rastreador de apagones PowerOutage.US.

Según el gobernador, el sistema de diques en los sitios afectados “realmente funcionó muy bien”. “De lo contrario estaríamos enfrentando muchos más problemas hoy”, dijo.

Comentarios