Escucha esta nota aquí

El hombre más rico del mundo, el estadounidense Jeff Bezos, cumplió ayer su sueño de alcanzar el espacio a bordo del primer vuelo tripulado de su compañía Blue Origin y dijo estar “atónito” por la belleza de la Tierra, tras ese viaje que marca un hito para el turismo espacial.

Junto a Bezos viajaban su hermano Mark, la aviadora pionera Wally Funk, de 82 años, y el primer cliente de pago de Blue Origin, el holandés Oliver Daemen, de 18 años. Una se convirtió en la persona de más edad en llegar al espacio, y el joven en el menor.

El cohete New Shepard, al que iba adosada una cápsula que transportaba a los cuatro tripulantes, despegó desde un remoto lugar desértico en el oeste de Texas (sur).

Tras la separación de la cápsula, los astronautas pasaron unos minutos por encima de la denominada Línea de Karman (a 100 km), el límite reconocido internacionalmente entre la atmósfera y el espacio.

Pudieron admirar la curvatura del planeta azul y el intenso color negro del universo desde los grandes ventanales que ocupan un tercio de la superficie de la cabina.

Tras unos minutos de ingravidez, la cápsula descendió en caída libre antes de desplegar tres paracaídas gigantes y luego un retropropulsor para aterrizar suavemente en el desierto luego de un vuelo de unos 10 minutos.

Los cuatro pasajeros salieron de la cápsula y fueron recibidos con vítores por el equipo de Blue Origin. Bezos llevaba un sombrero de vaquero al salir del módulo.

“Belleza” y “fragilidad”

Blue Origin planificó su primera misión tripulada para coincidir con el 52° aniversario de los primeros pasos de los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin en la Luna.

“Todos los que han estado en el espacio han dicho que les cambió y que se quedaron asombrados, atónitos, por la Tierra y su belleza, pero también por su fragilidad, y yo no podría estar más de acuerdo”, dijo el fundador de Amazon en una rueda de prensa tras su vuelo.

Añadió que, si bien la atmósfera parecía ser “tan grande” desde la superficie, cuando te elevas “ves que en realidad es increíblemente delgada, es una cosa diminuta y frágil”.

El equipo de Blue Origin recibió las felicitaciones de la NASA, mientras que el fundador de Virgin Galactic, el magnate británico Richard Branson, tuiteó: “¡Bien hecho!”. El millonario británico hizo el viaje el 11 de julio, superando por poco tiempo al magnate de Amazon, pero llegó solo a 86 km de altitud. Pero Bezos, como Branson, insiste en que no se trata de una competencia.

“Debemos construir un camino hacia el espacio para que nuestros hijos y nietos puedan construir el futuro”, dijo este martes.

Bezos, de 57 años, fundó Blue Origin en 2000 con el objetivo de algún día construir colonias espaciales flotantes con gravedad artificial donde millones de personas trabajarán y vivirán.

“Va a tomar décadas, es una gran ambición”, aseguró Bezos.

Otros vuelos en 2021

Este primer vuelo tripulado de Blue Origin fue también el primero en el que viaja un pasajero de pago. Blue Origin planea dos lanzamientos más este año y “muchos más” a partir de 2022, pese al costo del boleto.

“Nos acercamos a los 100 millones de dólares en ventas (de boletos) y la demanda es muy fuerte”, dijo Bezos.

Un tercer multimillonario en liza, Elon Musk, y su empresa SpaceX se unirán a la carrera espacial en septiembre con una expedición orbital totalmente integrada por civiles.

SpaceX también se ha asociado con la empresa Axiom para llevar turistas a la Estación Espacial Internacional.

Comentarios