Escucha esta nota aquí

El monumento a Washington, el obelisco que se alza en el área monumental de la capital estadounidense, recibió este jueves a sus primeros visitantes después de haber permanecido cerrado durante casi tres años por unas obras de reparación.

Los invitados estrella a la reapertura fueron un grupo de estudiantes de 10 años que ayudaron a la primera dama, Melania Trump, a cortar con unas enormes tijeras la cinta de color rojo, blanco y azul que rodeaba el obelisco.

"¡5, 4, 3, 2...1!", gritaron los escolares, que rompieron en aplausos en cuanto la cinta cayó al suelo, inaugurando oficialmente la reapertura del monumento levantado en honor del primer presidente de Estados Unidos, George Washington (1789-1797).

Melania, con un vestido blanco, subió en ascensor hasta la cima del obelisco, la construcción más alta de la capital de EE.UU. con 555 pies de altura (169 metros).

Entre los turistas había una gran expectación para visitar el monumento de Washington. Las entradas se agotaron a primera hora y los encargados del obelisco tuvieron que colgar un cartel rojo con letras blancas en el que se podía leer: "Todos los tiques para hoy ya ha sido distribuidos".

El monumento a Washington está rodeado por banderas de EE.UU. que hoy ondeaban con especial fuerza por el viento. Se encuentra en el centro del National Mall, el parque que concentra la mayoría de monumentos.

Iniciado 1848 y concluido 1884 como tributo a Washington, el monumento es una de las principales atracciones turísticas de la capital y, cada año, recibe de media unos 500.000 visitantes, según datos del Servicio de Parques Nacionales.
 

Comentarios