Escucha esta nota aquí

Perú sigue sin saber quién será su próximo presidente, y el ambiente postelectoral se ha vuelto pesado. El primer desafío del nuevo presidente, sea quien sea, será reactivar la economía.

Perú sigue sin poder oficializar a Pedro Castillo como presidente electo. Según el conteo de votos, habría superado por un estrechísimo margen de 44 mil votos a su rival, Keiko Fujimori, pero la candidata ha presentado 946 solicitudes de nulidad de actas electorales, lo que representa unos 250 mil votos.

“Hay claras denuncias de irregularidades, de manipulación que ha sido planificada por miembros de Perú Libre. Tenemos el derecho de saber la verdad, y que ustedes, señores miembros del Jurado, tomen una decisión a conciencia, pero con la información necesaria para impartir justicia electoral”, dijo Keiko Fujimori durante una conferencia de prensa este jueves 17 de junio, quien ratificó sin embargo su compromiso a respetar el resultado final.

La Asociación Civil Transparencia reiteró que no ha encontrado indicios de fraude en la segunda vuelta del pasado 6 de junio, un tema en el que han coincidido las misiones de observadores internacionales y la Defensoría del Pueblo. Pero los representantes de la derecha incluso evocan la posibilidad de repetir el balotaje.

Reactivar la economía

Lo cierto es que el nuevo presidente, sea quien sea, tendrá que asumir importantes desafíos económicos, especialmente en tiempos de pandemia.

“Ahora el desafío es cómo reactivar la economía y en particular cómo hacer que la demanda interna siga creciendo de manera más sostenida, y para esto, la transferencia de ayudas a los hogares y las microempresas es crucial, y eso es posible gracias a la enorme reserva fiscal que tiene Perú”, explica Javier Herrera, economista e investigador del Instituto para el Desarrollo de París.

Según el economista, “el Perú durante muchos años ha tenido una gestión muy prudente de los recursos fiscales. Recientemente, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la CEPAL le han recomendado dar un impulso fiscal mucho más decidido, y el gobierno peruano ha tardado un poco en hacerlo”.

“Creo que el desafío principal para el próximo Gobierno va a ser cómo dar este impulso fiscal para poner en marcha la economía, para que luego las condiciones macroeconómicas sigan siendo favorables”, concluye Javier Herrera.

Comentarios