Escucha esta nota aquí

El número dos de Al Qaeda, acusado por Estados Unidos por atentados contra sus embajadas en Kenia y Tanzania en 1998, fue secretamente asesinado en agosto, informó el viernes el diario The New York Times.

Abdullah Ahmed Abdullah, que figuraba en la lista de los terroristas más buscados por el FBI, fue muerto a pedido de Estados Unidos por agentes israelíes que le dispararon a su auto, confirmaron al Times funcionarios de inteligencia.

El ataque fue el 7 de agosto en el aniversario de los ataques a las embajadas africanas y no ha sido reconocido por Estados Unidos, Israel o Al Qaeda.

Además del líder de Al Qaeda, cuyo nombre de guerra era Abdul Muhammad al-Masri, fue  muerta su hija Miriam, viuda de un hijo de Osama Bin Laden, dijo el diario.

Estados Unidos había ofrecido una recompensa de 10 millones de dólares para quien aportase información para encontrarlo.

Abudllah era "el más experiente y capaz planificador de operaciones que no estaba bajo custodia de Estados Unidos u otro país aliado", según documentos estadounidenses altamente secretos de contraterrorismo de 2008, dijo el Times.

La explosión de las embajadas estadounidenses en Kenya y Tanzania en 1998 dejaron 224 muertos y más de 5.000 heridos. Meses después, Abdullah fue inculpado por un gran jurado de Estados Unidos por su papel en esos ataques.

Noticia 'inventada' según Irán

El asesinato en Teherán del número 2 de Al Qaeda, revelado por el diario estadounidense New York Times, es una "información inventada", declaró el sábado el ministerio iraní de Relaciones Exteriores, negando la presencia de miembros de esta organización terrorista islámica en suelo iraní.

Los enemigos de Irán, Estados Unidos e Israel, "intentan hacer desviar la responsabilidad de los actos criminales de Al Qaeda y otros grupos terroristas en la región y vinculan a Irán a estos grupos mediante mentiras y filtraciones de informaciones inventadas por los medios", declaró el portavoz del ministerio, Saeed Khatibzadeh, en un comunicado.

Estados Unidos y "sus enemigos en la región" crearon Al Qaeda por sus "malas políticas", añadió Khatibzadeh, que aconsejó a la prensa "no caer en la trampa de los guiones hollywoodenses de los responsables estadounidenses y sionistas".