Escucha esta nota aquí

El papa Francisco volvió hoy a calificar las masacres de armenios en 1915 por orden de autoridades otomanas de "genocidio", expresión que el año pasado le costó una crisis diplomática con Turquía.

"En aquella ocasión se recordó el centenario del "Metz Yeghérn",
el "Gran Mal", que azotó a vuestro pueblo y causó la muerte de una
gran multitud de personas
", dijo el papa en el palacio presidencial
en Ereván ante el presidente de la República, Serge Sargsián, y el
cuerpo diplomático, señala la agencia EFE.

Y añadió: "Aquella tragedia, aquel genocidio, inauguró por
desgracia la triste lista de las terribles catástrofes del siglo
pasado
, causadas por aberrantes motivos raciales, ideológicos o
religiosos, que cegaron la mente de los verdugos hasta el punto de
proponerse como objetivo el aniquilamiento de poblaciones enteras".

De este modo reiteró su mensaje de abril del año pasado, cuando
Francisco, parafraseando a Juan Pablo II, calificó como "primer
genocidio del siglo XX"
las deportaciones masivas de armenios
orquestadas por las autoridades otomanas en 1915.

Esto suscitó una crisis diplomática con Turquía, heredera del
extinto Imperio Otomano y que no considera un "genocidio" estos
crímenes sino una consecuencia más de la Primera Guerra Mundial.

Su improvisada alusión al "genocidio" de hoy fue acogida por los
asistentes al acto con un largo aplauso
, ya que Ereván, así como la
numerosa diáspora armenia presente en todo el mundo, se baten para
que la comunidad internacional califique de "genocidio" estos
crímenes, en los que se estima que murió un millón y medio de
personas.

"Rindo homenaje al pueblo armenio que, iluminado por la luz del
Evangelio incluso en los momentos más trágicos de su historia,
siempre ha encontrado en la cruz y en la resurrección de Cristo la
fuerza para levantarse de nuevo
y reemprender el camino con
dignidad", dijo.

En cualquier caso, Francisco expresó su deseo de que "la
humanidad sea capaz de aprender de esas trágicas experiencias
a
actuar con responsabilidad y sabiduría para evitar el peligro de
volver a caer en tales horrores".

Por eso pidió que "todos multipliquen sus esfuerzos para que en
las disputas internacionales prevalezca siempre el diálogo
, la
búsqueda constante y auténtica de la paz, la cooperación entre los
Estados y el compromiso inquebrantable de las organizaciones
internacionales para crear un clima de confianza que prevalezca el
logro de acuerdos permanentes".

Francisco permanecerá en Armenia, en el Cáucaso sur, hasta el
próximo domingo
y durante su estancia, entre numerosos actos
ecuménicos y religiosos, también visitará el memorial de
Tzitzenakaberd, en la capital, Ereván.

En el aeropuerto de Armenia fue recibido por las autoridades del país, entre los que se encontraban el presidente de la República de Armenia, Serzh Sargsyan, y su mujer.

Dos niños ofrecieron al Pontífice pan y sal como gesto de bienvenida y a continuación sonaron los himnos oficiales del Vaticano y de Armenia. Tuvieron lugar los honores militares y las presentaciones de las respectivas delegaciones.

Cautela por el Brexit

"Esta fue la voluntad expresada por el pueblo y esto nos pide a todos nosotros una gran responsabilidad para garantizar el bien del pueblo del Reino Unido y también el bien y la convivencia de todo el continente europeo", expresó el papa Francisco en la conferencia de prensa que dio a bordo del avión durante su viaje a Armenia.

El papa reaccionó hoy así, con palabras más que cautas, al denominado "Brexit", la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea que sacudió al mundo. El papa contó que se enteró de la victoria del "Brexit" en el referéndum ya estando a bordo del avión de Alitalia que de Roma lo llevó a Yereván, Armenia.

"Cuando salí de casa (la residencia de Santa Marta, en el Vaticano), leí el diario Il Messaggero y el resultado todavía no era definitivo", dijo, al contestar una pregunta sobre el gran tema del día que le hizo el padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, en nombre de los más de 70 periodistas presentes en el vuelo papal, un Airbus A321, según publica el diario La Nación.

Feliz por el acuerdo en Colombia

Ante otra pregunta sobre otra noticia importante que tiene que ver con su continente, el acuerdo de paz sellado finalmente entre el gobierno de Colombia y las FARC, Francisco manifestó "estar feliz".

"Más de 50 años de guerra, tanta sangre derramada, es una linda noticia", comentó. "Espero que los países que han trabajado para alcanzar la paz den garantías", agregó, al advertir que "se puede volver, tanto de fuera, como de adentro, a un estado de guerra". El papa, que en otra ocasión aseguró que viajaría a Colombia si alcanzaba la paz con las FARC, felicitó al país: "Mis mejores augurios a Colombia por haber dado este paso".