Escucha esta nota aquí

El papa Francisco cumplió este viernes 85 años en una jornada marcada por la reunión que tuvo, a modo de festejo, con un grupo de refugiados africanos y asiáticos que llegaron desde Chipre y por los numerosos saludos que recibió de líderes y figuras mundiales.

"Nos salvaste", le dijo emocionado durante la reunión uno de los diez refugiados que llegaron el jueves por la noche a Roma como primer paso de un plan impulsado por el pontífice para relocalizar en Italia a 50 personas y buscar que los grandes países de Europa, reticentes a abrir sus fronteras, imiten el ejemplo.

Luego, reporta el sitio web Telam de Argentina, entre los diez le entregaron al papa su regalo: un cuadro de un artista afgano, también refugiado, que simboliza el intento por cruzar el Mediterráneo en el que han muerto miles y miles de personas y que han llevado a que el Mar del Sur europeo se convierta "en el cementerio más grande del mundo", como ha denunciado el pontífice.

Lejos de festejos oficiales, el papa decidió así tener un único momento de celebración, en medio de una jornada habitual de trabajo, junto a los refugiados que llegaron a la capital italiana desde países como Camerún, Siria, República Democrática del Congo y Somalía.

Luego de tomarse una foto con el grupo, pidió a todos que oraran por él.

Jorge Mario Bergoglio, nacido en Buenos Aires en 1936 y elegido el 13 de marzo de 2013 como el pontífice número 266 de la Iglesia, es uno de los diez papas más longevos de la historia.

Antes del encuentro con los refugiados, el papa participó a primera hora de este viernes de un rezo con motivo de la cercanía de la Navidad conocido en la tradición católica como "Prédica de Adviento", encabezado por el predicador capuchino Raniero Cantalamessa.

Minutos antes, un grupo de personas sin hogar del centro de Roma se había acercado a saludarlo y le regaló 85 girasoles.

Durante el día de su cumpleaños, el papa recibió además en la Sala Clementina del Vaticano las cartas credenciales de los embajadores de Moldavia, Kirguistán, Namibia, Lesotho, Luxemburgo, Chad y Guinea Bissau.

En su encuentro con los diplomáticos, reiteró su preocupación por la pandemia y planteó que "es importante que la comunidad internacional intensifique los esfuerzos de cooperación para que todas las personas tengan un acceso rápido a las vacunas" ya que "no es una cuestión de conveniencia o cortesía, es una cuestión de Justicia".

Luego, en la Biblioteca Privada del segundo piso del Palacio Apostólico, el pontífice se reunió con el titular de la Congregación para las Iglesias Orientales, el cardenal argentino Leonardo Sandri; con el responsable del Dicasterio de Evangelización, el cardenal filipino Luis Tagle; y de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el purpurado español Luis Ladaria Ferrer.

A nivel internacional, el presidente ruso, Vladimir Putin, fue uno de los primeros en saludar a Bergoglio y a través de un comunicado destacó que el papa "dedicó toda su vida a promover altos valores espirituales y morales" al tiempo que "ha hecho una contribución invaluable al desarrollo de las relaciones entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica Romana y al fortalecimiento de los lazos entre Rusia y el Vaticano".

En Italia, los primeros dirigentes en saludar al papa por su cumpleaños fueron el presidente de Fuerza Italia, Antonio Tajani, y la exalcaldesa de Roma Virginia Raggi.

Comentarios