Escucha esta nota aquí

Las amenazas de sanciones por parte de Washington llegaron antes de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

El golpe se llevó a cabo sin violencia pero los soldados seguían desplegados en la capital, Naypyidaw, donde Aung San Suu Kyi, de 75 años, y otros líderes de su partido, la Liga Nacional para la Democracia (LND), fueron detenidos en la madrugada del lunes.

Los soldados también rodearon los edificios donde viven los parlamentarios, y una diputada de la LND describió a la AFP un "centro de detención al aire libre". "Tenemos comida, pero no podemos salir del recinto" por culpa de los soldados, explicó bajo condición de anonimato.

Según la diputada, Aung San Suu Kyi y el presidente de la República Win Myint están "bajo arresto domiciliario" en la capital, pero el ejército no ha revelado ninguna información sobre su paradero. "Estamos preocupados, nos gustaría tener fotos" para tranquilizarnos sobre el estado de "Mother Suu", dijo.

Uno de los funcionarios del partido de Aung San Suu Kyi dijo que se enteró de que esta "está en buen estado de salud", y que no sería trasladada del lugar donde se halla en este momento.

La LND pidió en Facebook la "liberación" inmediata de la Premio Nobel de la Paz de 1991 y de otros líderes del movimiento, denunciando una "mancha en la historia del Estado y del Tatmadaw", el ejército birmano.

El Ejército debe "reconocer el resultado" de las elecciones de noviembre, añadió el partido.

Los militares, que niegan la validez de esas elecciones, ganadas por gran mayoría por la LND, declararon el lunes el estado de emergencia durante un año, poniendo fin de forma abrupta a una década de proceso democrático, limitado pero estable.

CP (afp, efe)

Comentarios