Escucha esta nota aquí

El PIB de Perú se desplomó 17,37% en el primer semestre, a pesar de una leve recuperación en junio, debido al impacto de una cuarentena nacional de más de 100 días por la pandemia, según estimaciones oficiales difundidas el sábado.

"En el periodo enero-junio del presente año, la producción nacional disminuyó en 17,37%”, informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

El instituto destacó que la cifra de junio (-18,06%) fue mejor que las de abril (-40,49%) y mayo (-32,75%) gracias a “la reanudación de operaciones de cerca de 56 actividades económicas”, después de la etapa más rígida de la cuarentena.

Las cifras divulgadas por el INEI reflejan una recesión en Perú, tal como ha ocurrido por efecto de la pandemia en países como Estados Unidos y otros de la región y Europa tras acumular dos trimestres con números rojos en el PIB.

Aunque el INEI no divulgó todavía la cifra del PIB del segundo trimestre (lo hará dentro de los próximos días), algunos economistas estiman una caída en torno al 32%. En el primer trimestre la baja fue de 3,4%.

"Desde que comenzó a reabrirse la economía la producción comenzó a crecer de a poquito. Pero esos crecimientos no alcanzan para poner en azul el crecimiento (...), en el segundo trimestre estaría cayendo 32%", dijo a la AFP el economista Jorge González Izquierdo.

"Este año vamos a estar en una profunda recesión obviamente, con un agravante por el repunte de la pandemia que se está experimentando en agosto", agregó el también exministro de Trabajo.

En cuando a la cifra de junio, el INEI indicó que "se explica por la menor producción de la mayoría de los sectores, entre los que figuran: Comercio; Construcción; Alojamiento y Restaurantes; Transporte, Almacenamiento y Mensajería; Minería e Hidrocarburos", entre otros.

Una excepción fue la pesca, que avanzó 48,05%, “por la mayor captura de especies”, agregó.

El Banco Central pronostica una caída de 12,5% del PIB para 2020, la peor cifra en tres décadas desde el 13,4% de 1989, el último año del primer gobierno de Alan García, un periodo marcado por la crisis económica y la hiperinflación.

Antes de la pandemia, Perú crecía por sobre el promedio de América Latina.