Escucha esta nota aquí

Dos días después del mortífero ataque en Orlando (EEUU), que provocó 49 muertos y es considerado el más grave, después del atentado a las torres gemelas de Nueva York, la población no logra salir del shock colectivo y las autoridades tampoco hallan la verdad sobre las causas que impulsaron a Omar Mateen, de 29 años, a descargar los proyectiles de su fusil semiautomático AR-15 sobre la humanidad de cerca de 300 personas que estaban el domingo en el bar gay Pulse.

El joven neoyorquino de origen afgano se inspiró en el grupo yihadista Estado Islámico (EI), según el FBI, pero no siguió sus órdenes. No obstante, el EI se atribuyó ayer el ataque y lo presentó como "uno de los soldados del califato en EEUU".

"Por ahora no vemos ninguna indicación de que esto fuera un ataque dirigido desde el exterior, y no vemos ningún indicio de que él formara parte de ninguna red" terrorista, dijo el director del FBI, James Comey, según la agencia AFP.

Pero Comey dijo que el FBI estaba "altamente seguro" de que Mateen se "radicalizó", al menos en parte, a través de internet y que manifestó trabajar para el líder de EI, Abu Bakr al Bagdadi, en llamadas a la línea de emergencia 911 durante el ataque.

Las autoridades de esta ciudad de Florida identificaron hasta ayer por la tarde a 48 de las víctimas, que en su gran mayoría son de origen latino.
El padre del pistolero, Seddique Mateen, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y manifestó su tristeza por el terrible hecho que enluta a las familias estadounidenses. "Creo que simplemente quería presumir. Radicalismo no, no. Ni siquiera tiene barba. No creo que la religión o el islam tuviese nada que ver con esto", aseguró en una entrevista con el diario The Washington Post.

Testimonios
Uno de los supervivientes al ataque, Ángel Colón Jr., de 26 años, le contó a su padre que el agresor era frío y actuó de forma metódica hasta que irrumpió un equipo de las fuerzas especiales que lo enfrentó.
"Pasaba delante de cada persona que estaba tirada en el suelo y le disparaba, para asegurarse de que estaba muerta", explicó su padre, que también se llama Ángel Colón.

Los familiares de Omar Mateen lo describen como un hombre violento e inestable que había golpeado a su exesposa.

Homofobia
Analistas explican que el atentado reúne dos elementos que no se excluyen: el homófobo, contra el colectivo de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (LGTB), y el ideológico, porque el atacante, Omar Seddique Mateen, "juró lealtad" al EI, dijo a la agencia Efe Raymundo Socorro, profesor del Miami Dade College (MDC).

"Los dos conceptos tienen aplicación. Es un crimen de odio, porque el objetivo era la comunidad LGTB y un crimen ideológico de carácter yihadista", reiteró Socorro.

Para Eric Lob, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), el atentado fue una "combinación"

de ambos factores, odio y ideología, "aunque todavía todo es reciente para entender completamente qué fue lo que pasó".

No obstante, insistió en que hay que ser prudentes y "no etiquetar todavía" la matanza que se cobró la vida de jóvenes, la mayoría hispanos