Escucha esta nota aquí

corea del sur
Getty Images
Corea del Sur tuvo que cerrar nuevamente bares y restaurantes tras registrarse un nuevo brote.

Fue elogiada por su acción rápida y efectiva para contener el coronavirus: en poco tiempo logró reducir las nuevas infecciones y estuvo entre los primeros países en comenzar a reabrir su economía y su vida social.

Pero ahora Corea del Sur vuelve a enfrentarse a un brote de contagios.

Hasta este 13 de mayo, el país asiático había reportado 119 casos de covid-19 ligados al distrito capitalino de Itaewon, un próspero vecindario repleto de bares, restaurantes y discotecas donde tiene lugar también la discreta vida social del colectivo LGTBQ en la ciudad.

Y se teme que el número real podría ser mayor, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea (KCDC).

Las autoridades activaron las alertas después de que se confirmara que un joven de 29 años dio positivo por covid-19 tras haber visitado cinco locales de Itaewon entre el 1 y 2 de mayo.

"El caso rápidamente creció hasta convertirse en un nuevo foco, afectando no solo a aquellos que estuvieron en Itaewon, sino también a cerca de 30 [personas] que se contagiaron por transmisión secundaria", informó la agencia surcoreana Yonhap este miércoles.

Entre los casos, se encuentra el de un maestro de 25 años de Incheon, en el oeste de Seúl, que se cree que transmitió la enfermedad a ocho personas de una escuela privada, incluyendo a seis estudiantes.

Y también el de un adolescente de la capital surcoreana que dio positivo después de visitar un karaoke de la popular zona.

Organizaciones que trabajan en defensa de los derechos de la comunidad LGTBQ advirtieron que la discriminación contra el colectivo se ha disparado a raíz del caso, mientras crecen los temores de que la homofobia enraizada en la sociedad se vuelva un obstáculo para controlar el brote.

Buses.
Getty Images
Además de los riguroso exámenes para detectar a los contagiados, también hay sesiones de limpieza en los trenes, metros y buses.

Según informó la corresponsal de la BBC en Seúl, Laura Bicker, las autoridades han localizado y realizado pruebas a más de 22.000 personas ligadas al foco en Itaewon, pero siguen tratando de ubicar a más ciudadanos que pudieron haber estado en algunos de los nueve bares o clubes que forman parte de la investigación.

"Las autoridades sanitarias en Corea del Sur esperan poder localizar y hacer pruebas antes del fin de semana a todos aquellos que hayan podido estar en contacto con (el coronavirus que causa) covid-19 en los clubes de Seúl. Dicen que si son lo suficientemente rápidos, (la tarea) podrá estar terminada para mañana", señaló Bicker en Twitter este miércoles.

Las dificultades para localizar a algunos de estos ciudadanos se multiplicaron por las condiciones en las que viven los homosexuales en Corea del Sur: suelen ocultar su orientación sexual para evitar represalias y generalmente dan teléfonos e identidades falsas cuando acuden a clubes gays.

"Deberíamos encontrarlos y hacerles las pruebas rápidamente. La velocidad es clave", aseguró el primer ministro Chung Sye-kyun esta semana.

Como consecuencia del nuevo brote, las autoridades cerraron otra vez los bares y restaurantes y retrasaron la reapertura de las escuelas por una semana.

¿Qué pasó?

Corea del Sur autorizó la reapertura de restaurantes y centros de entretenimiento antes de un feriado nacional de una semana a fines de abril.

Los bares y clubes nocturnos de Itaewon estaban llenos cuando la noche del 1 de mayo un hombre de 29 años visitó varios de ellos, muchos de los cuales orientados a la comunidad homosexual.

Días más tarde, el joven dio positivo de covid-19, aunque no tenía síntomas cuando salió de fiesta.

Examen coronavirus
Getty Images
Corea del Sur ha reportado un nuevo brote de coronavirus.

Fue la primera infección local nueva en cuatro días en Corea del Sur, que solo había reportado en ese lapso unos pocos casos importados.

Desde entonces, el gobierno surcoreano ha tratado de rastrear a todas las personas que visitaron los clubes de Itaewon donde estuvo el joven, mientras la cifra de contagios ligada a este foco no deja de aumentar en Seúl y otras zonas del país.

Para ello, han utilizado registros de tarjetas de crédito, videos de cámaras de seguridad y otros medios, según reportó la prensa local.

El caso del joven fue el primero en confirmarse en esa zona pero no está claro si fue el origen del brote, según apuntó la corresponsal de la BBC.

"No se ha tratado de una sola persona en una única fecha. Se han registrado múltiples fuentes de infección", señaló este miércoles en Twitter.

https://twitter.com/BBCLBicker/status/1260373502256791552

Las autoridades han estado alentado a cualquier persona que acudió a los bares del 24 de abril al 6 de mayo a hacerse la prueba y comenzaron a ofrecer la posibilidad de realizarla de forma anónima.

"Escuché que algunas personas no quieren hacerse la prueba por temor a ser criticadas. Haremos todo lo posible para asegurarnos de que todos reciban una prueba sin sentirse incómodos o prejuiciados", dijo Jeong Eun-kyeong, jefe de los KCDC.

¿Por ha generado discriminación?

Tras el repunte de los casos, un medio local ligado a la Iglesia evangélica fue el primero en comenzar a asociar la homosexualidad con el nuevo brote.

Desde entonces, otros medios también se sumaron a recalcar la orientación sexual del joven que visitó los bares y a cuestionar los lugares que visitó por ser espacios de reunión para la comunidad LGTBQ.

La edad, distrito de residencia y los movimientos del hombre durante las fechas del contagio también fueron publicados por medios surcoreanos, lo que generó la protesta de las organizaciones en defensa de los derechos de este colectivo.

corea del sur
Getty Images
Muchos de las personas que acudieron a los bares temen hacerse las pruebas.

Pero la situación llegó a otro nivel luego de que la prensa surcoreana informara que otro hombre contagiado con covid-19 había estado en una sauna gay en Gangnam, el centro exclusivo y moderno de Seúl.

Desde entonces, la discriminación contra personas homosexuales se ha disparado en el país, según denuncias de Chingusai ("Entre amigos"), un grupo que aboga por los derechos de los hombres gays.

Jong Geol Lee, director general de la ONG, aseguró a la cadena estadounidense CBS que la situación ha generado que el miedo y el odio salgan a la luz contra la población LGTBQ surcoreana.

Según Lee, la situación ha provocado un aumento de 70 veces en las llamadas y mensajes a su organización, la mayoría de ellos de personas que temen perder sus trabajos si se hacen la prueba de covid-19 y dan positivo.

corea del sur
Getty Images
Corea del Sur decidió suspender el reinicio las clases por otra semana.

En criterio del activista, el aumento de la discriminación ha llevado a que se culpe injustamente a la comunidad gay por el brote y hace aún más complicado que las personas accedan a hacerse las pruebas.

Entre tanto, varias personas que estuvieron en el distrito han comenzado a expresar temores por las potenciales represalias.

"La compañía de mi tarjeta de crédito me dijo que transmitieron mi información de pago en el distrito a las autoridades. Me siento atrapado y cazado", contó un joven al diario británico The Guardian.

"Si me hago la prueba, lo más probable es que en mi trabajo descubran que soy gay. Perderé mi empleo y enfrentaré una humillación pública. Siento que toda mi vida está a punto de colapsar. Nunca antes había sentido un instinto suicida y nunca pensé que lo haría, pero ahora me siento así".

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus
BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

Comentarios